La ley antitabaco cumple un año en Aragón con un resultado positivo

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, ha presentado el balance del primer año de aplicación de la Ley Antitabaco. Tras un año de aplicación de la Ley Antitabaco en Aragón, la hostelería se presenta como el ámbito con mayor índice de incumplimiento. En el resto -centros comerciales, laborales, sanitarios, educativos- el balance de estos primeros 12 meses es positivo, con un nivel de incumplimiento bajo (18,95%), y así lo revelan los datos de la Dirección General de Salud Pública.

 

En total se han inspeccionado 2.755 locales de hostelería y 628 de otros segmentos, y se han encontrado deficiencias en 1.549 establecimientos de los que 1.430 pertenecían al primer sector. En general, el incumplimiento de la ley a lo largo de 2006 en Aragón se sitúa en el 45,79%, aunque el porcentaje sube al 51,91% si sólo se tienen en cuenta las prácticas en hostelería. Las propuestas de sanción ascienden a 213, lo que supone el 15% de los expedientes abiertos. Además, el segmento comercial también ha protagonizado casi todas las denuncias de particulares: de las 100 que se han recibido en Salud Pública, 94 estaban relacionados con establecimientos de todo Aragón.

 

En cuanto a los motivos de las deficiencias, los resultados de la actuación inspectora revelan que los más frecuentes son la señalización inadecuada tanto en el establecimiento como en las máquinas expendedoras, la habilitación de zonas para fumar sin cumplir requisitos establecidos, la ubicación inadecuada de las máquinas expendedoras, la venta manual de productos provistos de capa natural (puros) en establecimientos en los que no está permitido y fumar en establecimientos de más de 100 metros cuadrados que no disponen de zona habilitada para ello. Esta última razón también es la que más reclamaciones ha provocado entre los usuarios junto con permitir fumar en espacios en los que está prohibido.

 

Además de inspecciones, la Dirección General de Salud Pública ha llevado a cabo una serie de actuaciones relacionadas con esta ley. Entre ellas figuran la iniciativa "Bares y Restaurantes Sin Humo" , varios programas en Educación Secundaria, más de 100 cursos de formación para profesionales sanitarios de Atención Primaria, consultas de deshabituación en centros de salud, incluidas en la cartera de servicios, o acciones de sensibilización e información sobre el tabaquismo y su prevención a través de convenios con asociaciones.

 

Por otro lado, Salvador Bello director del Hospital Miguel Servet, ha presentado los resultados de un trabajo realizado en el Servicio de Neumología del Hospital Universitario Miguel Servet sobre los efectos del tabaco en los fumadores pasivos, ya que el humo respirado por estas personas se considera cancerígeno. Según ha explicado, el humo de los fumadores contiene 4.000 productos químicos, de los que más de 60 pueden producir cáncer. Esta inhalación está asociada a varias de las enfermedades que más muertes causan, en especial cáncer de pulmón y enfermedad coronaria. Según los últimos estudios, en España fallecen 700 personas no fumadoras por este tipo de cáncer, cifra que asciende a 3.000 si se cuentan otras patologías de tipo cardiaco.

 

El tabaco pasivo tiene un importante impacto tanto en las enfermedades adultas, como en las neonatales, entre las que se registran bajo peso al nacer y mayor riesgo de síndrome de muerte súbita, y en las infantiles, como el asma (el riesgo aumenta un 21% si el padre o la madre es fumador), la bronquitis, la neumonía y la otitis.

 

Asimismo, el doctor Bello ha subrayado que el 70% de los españoles “está expuesto al humo de tabaco de los demás”. En este sentido, ha recordado que el riesgo de padecer cáncer de pulmón se incrementa un 25% en mujeres cuyo esposo fuma, un 35% en hombres cuando fuma su esposa y un 21% en mujeres si fuman en su puesto de trabajo. También se incrementa el riesgo cardiaco para el no fumador, entre un 23 y un 30%.

Comentarios