CHA pedirá en el Congreso que AENA defina el espacio aéreo del aeródromo de Monflorite

Chunta Aragonesista va a solicitar en el Congreso, a través de su diputado, José Antonio Labordeta, que AENA defina el espacio aéreo del que podrá disponer el aeródromo de Monflorite-Alcalá dentro del Aeropuerto Huesca-Pirineos. César Ceresuela, miembro del Consello Nacional de CHA, considera que “es necesario y urgente definir los procedimientos que garanticen la seguridad de las dos actividades así como su pervivencia”.

Hace un año, el 21 de diciembre de 2005, ante una pregunta del diputado de CHA, José Antonio Labordeta, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, manifestaba que se estaba negociando un contrato para el mantenimiento y desarrollo de las actividades que presta el aeroclub Nimbus y que se quería tratar de compatibilizarlas con las aeronáuticas de carácter comercial.

La realidad es que desde el pasado día 21, fecha en la que quedó abierto para operaciones de vuelo visual el aeropuerto Huesca-Pirineos, las condiciones para la práctica del vuelo a vela del club Nimbus han variado, sufriendo restricciones en la capacidad de vuelo, al ver reducida el tamaño de la pista, en la difusión y promoción de esta práctica deportiva, ya que se dificulta el acceso a los familiares y amigos de los socios, el encarecimiento de las tasas de uso...

César Ceresuela, miembro del Consello Nazional de CHA, considera que “la convivencia entre la aviación comercial y la aviación deportiva no es fácil, ya que cada tipo de avión requiere su espacio específico, pero con buena voluntad es posible mientras el tráfico del aeropuerto sea testimonial, evitar la aplicación rigurosa de unas normas que llevarían a la práctica del vuelo sin motor a su desaparición en la comarca de la Plana de Uesca, después de 80 años de tradición, que han convertido esta práctica en un valor cultural más de este territorio”.

Para Ceresuela, “si existen problemas técnicos y económicos es perentorio definir los protocolos de uso y tráfico que posibiliten y garanticen en la medida de lo posible la convivencia de los dos mundos”.

“Si la promoción del Huesca-Pirineos necesita de un frente común, lo mismo hay que exigir para defender un legado histórico, al que no hay que renunciar”.

Comentarios