El ayuntamiento de Huesca analizará la sentencia del Luces de Bohemia

2005051010 luces bohemia.jpg

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Huesca ha anulado la declaración de ruina del inmueble Coso Bajo número 6 de Huesca, conocido como edificio Luces de Bohemia, que hizo el ayuntamiento de Huesca el pasado año. Tras tener noticia de la sentencia, el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, ha convocado una reunión técnica para analizar la sentencia el próximo miércoles, 3 de enero. Posteriormente, convocará una reunión con los grupos políticos municipales para el viernes 5, con el objeto de dar a conocer la sentencia y el análisis técnico hecho por los servicios jurídicos de la corporación.

La próxima semana también se reunirán los inquilinos y sus abogados, para estudiar la sentencia. Será entonces cuando decidan si se pide alguna aclaración sobre el fallo judicial, al dejar éste la puerta abierta a un posible derribo del edificio, por parte del ayuntamiento, y si procede o no recurrir la sentencia.

Ésta recoge que la declaración de ruina técnica se ha anulado “al no ser conforme a Derecho”. A consecuencia de esta resolución municipal el edificio fue desalojado por los inquilinos que abandonaron sus viviendas y cerraron sus establecimientos a partir del mes de octubre de 2005.

Añade la sentencia, basándose en la Ley Urbanistica de Aragón, que, sin perjuicio de esa anulación, el alcalde, bajo su responsabilidad, podrá tomar las medidas necesarias para salvaguardar la seguridad de las personas, pudiendo incluso demoler el edificio.

Cabe recordar que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón confirmó el 15 de junio de 2001 “no declarar en ruina” el citado inmueble y “ordenar a la propiedad del edificio (Masari) a realizar obras de reparación en la fachada para evitar que continúe la degradación del edificio, para evitar desprendimientos a la calzada, así como reparaciones más generales en la cubierta y en carpinterías exteriores”. Obras que no han sido realizadas a día de hoy y después de que varios decretos de alcaldía obligaban a la propiedad citada a llevarlas a cabo.

La Ley Urbanística de Aragón obliga al Ayuntamiento a ejecutar las obras subsidiariamente o poner multas coercitivas a los responsables de realizarlas, en este caso Masari. Actualmente, el Consistorio oscense todavía no ha llevado a cabo ni las obras ni ha impuesto multa alguna.

Comentarios