El atentado de ETA, protagonista en el mensaje de Fin de Año del presidente de Aragón

El atentado de la banda terrorista ETA en Barajas ha obligado a modificar el mensaje de Fin de Año del presidente del Gobierno de Aragón. Marcelino Iglesias lamenta en su discurso que terminamos el año "de la peor manera que pudiéramos haber imaginado" y manifiesta su "rechazo más profundo a estas acciones terroristas, inútiles y sangrientas".

El presidente del Gobierno de Aragón expresa en el mensaje de Fin de Año su "solidaridad y apoyo" a todos los aragoneses víctimas del atentado. Además, explica "con rotundidad" que "con violencia no hay ninguna posibilidad de diálogo" con la banda terrorista. Iglesias continúa su mensaje diciendo que "en la lucha contra el terror, no hay mejor actitud que apoyar siempre y en todo momento al Gobierno de España. Así ha sucedido a lo largo de toda la etapa democrática y creo que es la mejor decisión que podemos adoptar todos y cada uno de los ciudadanos.

OTROS ASUNTOS

El presidente del Gobierno de Aragón tenía previsto subrayar en su discurso la importancia de la aprobación del Estatuto de Aragón en este 2007. Según Iglesias, es "un Estatuto que coloca a Aragón en el máximo nivel de competencias que permite la Constitución". Otro reto importante para 2007 será el avance en las obras de cara a la Exposición Internacional de 2008.

Iglesias cita en su mensaje "éxitos en los últimos años que son mérito de todos", como la derogación del trasvase del Ebro, la Exposición Internacional de 2008, la permanencia y ampliación de General Motors, el desarrollo de la radio y la televisión autonómicas o el nuevo Estatuto de Autonomía". En el capítulo de "debe", el presidente recuerda desafíos como ordenar el crecimiento, limitar el precio de la vivienda, integrar a la inmigración o resolver las dificultades que tenemos en las comunicaciones transpirenaicas con Francia.

MENSAJE COMPLETOAcabamos el año 2006 de la peor manera que pudiéramos haber imaginado. ETA ha vuelto a atentar en el aeropuerto de Barajas, lo que supone un duro golpe a las esperanzas que los españoles habíamos depositado en el fin del terrorismo.

Quiero expresar la solidaridad y el apoyo de todos los aragoneses a los heridos y a los familiares de las dos personas desaparecidas ayer. Y quiero manifestar también rotundamente, en mi nombre y en el de todos los aragoneses, el rechazo más profundo a estas acciones terroristas, inútiles y sangrientas.

Batasuna ha tenido la oportunidad de desmarcarse y condenar la violencia y no ha querido o no ha sabido aprovecharla. Con su actitud han perdido la posibilidad de incorporarse al funcionamiento democrático de la sociedad.

El Congreso de los Diputados autorizó al Gobierno de España a explorar las posibilidades de alcanzar un acuerdo si los terroristas mostraban su voluntad inequívoca de abandonar la violencia. El atentado de ayer es absolutamente contrario a la resolución de la Cámara que representa a todos los españoles. Por lo tanto, debemos afirmar con rotundidad que con violencia no hay ninguna posibilidad de diálogo.

ETA ha pretendido presionar a la sociedad española y a las instituciones que la representan. Pero no puede haber acción más errónea. La violencia es incompatible con cualquier gesto de generosidad que pudieran tener los españoles.

En estos momentos de dolor y dificultad, quiero trasladar a todos los aragoneses que estamos en el último capítulo del terrorismo y que mantengo mi esperanza de que podamos alcanzar la paz definitiva en España.

En la lucha contra el terror, no hay mejor actitud que apoyar siempre y en todo momento al Gobierno de España. Así ha sucedido a lo largo de toda la etapa democrática y creo que es la mejor decisión que podemos adoptar todos y cada uno de los ciudadanos.

No era este el mensaje que tenía previsto trasladar a los aragoneses en este final de año, pero los graves acontecimientos de ayer me exigen utilizar esta oportunidad para mostrar nuestra condena rotunda a estos hechos.

En nuestra Comunidad, el año 2007 será de extraordinaria importancia por la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía. Un Estatuto que coloca a Aragón en el máximo nivel de competencias que permite la Constitución.

Un año que también será decisivo para culminar las obras de la Exposición Internacional de 2008, que colocará a Aragón, y especialmente a Zaragoza, en un gran escaparate ante todo el mundo.

Somos una Comunidad emergente, que crece de una manera importante tanto en su economía como en su población. Este periodo de progreso debemos transformarlo en mejor calidad de vida para la gente, en una mejor educación, en una mejor sanidad, en unos servicios sociales que, gracias a la Ley de la Dependencia, que pondremos en marcha en 2007, lleguen a todas aquellas personas que lo necesitan. En definitiva, una sociedad avanzada.

Si Zaragoza tiene el reto de la Expo, las provincias de Huesca y Teruel también están inmersas en un intenso proceso de crecimiento y transformación como no habían vivido en las últimas décadas.

Aragón ha encadenado éxitos en los últimos años que son mérito de todos: la derogación del trasvase del Ebro, la Exposición Internacional de 2008, la permanencia y ampliación de General Motors, el desarrollo de la radio y la televisión autonómicas o el nuevo Estatuto de Autonomía, por citar algunos de los más importantes.

Aragón vive un momento que nos permite reforzar la confianza en nosotros mismos, en nuestra capacidad y en nuestro futuro como pueblo.

Hacer un balance positivo de nuestra situación no quiere decir que me olvide de los problemas y de los grandes desafíos de nuestra Comunidad: ordenar el crecimiento, limitar el precio de la vivienda, integrar a la inmigración o resolver las dificultades que tenemos en las comunicaciones transpirenaicas con Francia. Muchos de estos problemas son consecuencia del propio proceso de crecimiento que vive la Comunidad.

Hoy quiero aprovechar esta oportunidad de dirigirme a todos ustedes para manifestarles toda mi confianza en las posibilidades de Aragón, en nuestra gente y en nuestro futuro. No en vano, uno de nuestros retos fundamentales es conseguir que los aragoneses nos sintamos orgullosos de ser y de vivir aquí.

Tenemos la obligación de aprovechar esta etapa de progreso para construir un Aragón más moderno, más abierto, más acogedor y más solidario.

Quiero convocar en este mensaje de fin de año a toda la sociedad aragonesa, en primer lugar a estar juntos frente al terror y en segundo término a compartir, en esta etapa tan apasionante para la sociedad aragonesa, todos los retos y los éxitos de los próximos años.

Feliz Año 2007.

Comentarios