La ciudad de Huesca aspira a convertirse en parada obligatoria para los turistas

2005120909 turistas.JPG

La inauguración del aeropuerto Huesca-Pirineos en este primer trimestre de 2007 se espera como el revulsivo que intentará convertir a la ciudad en una parada obligatoria para los turistas que llegan a la provincia. La otra gran baza es el Palacio de Congresos, que se inaugurará en 2008, e intentará hacer de Huesca una ciudad atractiva para el turismo de negocios.

En los próximos meses, se empezarán a hacer realidad en Huesca los resultados de dos estrategias que intentan evitar que la capital siga siendo el "patito feo" del turismo en la provincia.

La primera consiste en conseguir que los numerosos turistas que llegan cada año al Alto Aragón hagan una parada en Huesca. Con los aviones de cuatro reactores, el aeropuerto Huesca-Pirineos pondrá la cuidad a sólo 20 minutos de Barcelona, 30 minutos de Madrid y de Valencia y a 1 hora y 15 minutos de Málaga.

La segunda estrategia es aprovechar el Palacio de Congresos como un tirón para atraer a Huesca el turismo de negocios. A mitad de 2007 el Ayuntamiento de Huesca quiere nombrar un gerente del Palacio de Congresos que comience a diseñar una programación cultural y congresual para el año 2008, fecha fijada para la puesta en marcha de la infraestructura.

El turismo de negocios también es la principal novedad del Plan de Dinamización de productos turísticos de la Hoya de Huesca, que tiene otros dos ejes: la naturaleza y la cultura. El Gobierno central, el aragonés y la Comarca de la Hoya van a invertir en tres años (hasta noviembre de 2009) un total de 3,5 millones de euros.

Para un buen aprovechamiento del aeropuerto Huesca-Pirineos y del Palacio de Congresos, sería necesario contar con un buen número de plazas hoteleras de alta calidad, algo que hasta ahora se ha venido señalando como uno de los puntos débiles de la ciudad. De momento, el próximo 27 de enero se inaugurará el primer hotel de cuatro estrellas de Huesca: un establecimiento de la cadena Abba situado en el antiguo solar de la Cámara de Comercio, con 84 habitaciones, restaurante y salón de convenciones.

Comentarios