La CHE repara los daños en el cauce del Sosa en Monzón

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) comenzó la semana pasada las obras del Proyecto de Actuaciones Medioambientales en el río Sosa que, entre otras cosas, repararán los daños causados por la avenida del 15 de agosto aguas abajo del puente de la Jacilla y hasta la desembocadura en el Cinca (el Ayuntamiento y el Taller de Empleo “Mariano de Pano-IV” adelantaron labores en la margen derecha en verano), y dotará al tramo de mayor seguridad. El primer proyecto de limpieza y desbroce del cauce y obras complementarias fue revisado después de la riada.

Los trabajos previstos son la retirada de lodos, la reparación de las escolleras dañadas en un tramo de 60 metros (primera actuación en marcha) y la plantación de vegetación leñosa autóctona. Además, las escolleras se prolongarán en la zona susceptible de erosión en futuras avenidas, y en la margen izquierda ya se está acondicionando un camino entre la pasarela peatonal de la Arboleda y el puente de la variante de la A-1234 Fraga-Monzón.

En cuanto al tramo del cauce más cercano a las calles Arboleda y Ésera, los informes de los técnicos municipales mantienen que no existe peligro para las viviendas. La inspección del 17 de agosto certificó que no hubo movimientos importantes de tierras, y la del 10 de noviembre lo corroboró. En estos meses, los testigos colocados en las grietas de un vial y edificaciones secundarias “no se han movido”.

La zona, no obstante, va a ser protegida con un talud-escollera de tres metros de altura que coincide con el tramo de orilla en el que impacta el agua antes de que el río cambie el curso con un meandro. Esta construcción tomará todavía mayor consistencia con las obras del parque fluvial de la Jacilla y las del encauzamiento “flexible” entre la pasarela peatonal y los edificios de “Los Olmos” (lindantes con el puente de la avenida Cortes de Aragón).