¿Las cigüeñas verás..?

Cristina Pérez Diego

Los refranes necesitan , urgentemente, un reciclaje y un curso acelerado de puesta al día. El cambio climático tiene mucho que ver con todos ellos. Porque asuntos como "Para San Blas la Cigüeña Verás", ya no tienen sentido.

Las condiciones climáticas, los cambios en la atmósfera, el clima extremo, lleva a que todos los seres vivos que se salvaron del diluvio, estén pensando en volver al arca de Noé. Y sino, comprueben cómo las cigüeñas resultan habituales casi en cualquier momento del año o cómo hasta hace cuatro días los mosquitos le habían cogido gusto al calorcico de las cocinas. Esto no es lo que era. Sólo nos va a servir como recurso aquél que dice "al mal tiempo buena cara" y que, desde luego, "nunca llueve a gusto de todos" eso está claro.

El refranero necesita un "contrarrefranero" para no hacer quedar mal a la sabiduría de nuestras abuelas que, siempre, se basaban en el clima y en la siembra o en la cosecha y en los signos del cielo. Pero el cielo ya no es lo que era. Es más, el pasado jueves cuando se produjo en muchos puntos de la geografia más urbana ese "apagón" de cinco mincutos para concienciar al mundo sobre el gasto enérgético, esa noche, muchos vecinos descubrireron una magnífica luna llena y estrellas y descubrieron que, efectivamente, hay un cielo que todavía no se ha derrumbado sobre sus cabezas.

El mundo cambia, lo hacemos cambiar y al ser humano no nos queda otra que adaptarnos a las catástrofes que llevan nuestra propia rúbrica. Las cigúeñas ya no quieren emigrar y necesitan tejados donde anidar y gustan de las catedrales porque, las cigüeñas, tienen una reputación que cuidar y no pueden dejar a sus crias en cualquier lugar.

En fin.

Que lo de Noé no sirvió para nada . Si el diluvio no pudo con la insensatez en una época donde ni siquiera tenían el pecado de haber inventado los aerosoles, qué Arca tendremos que construir para salir de esta.