Toñín Ara: “Tenemos que ir jornada a jornada y ya veremos el objetivo por el que debemos luchar al final”

Toñín Ara

El técnico del Peñas Cai Huesca, Toñín Ara, ha analizado para Radio Huesca Digital la situación de su equipo y como están las cosas a falta de 13 jornadas para que concluya la liga regular y con las opciones intactas tras la buena reacción para terminar bien posicionados en un temporada donde el mal comienzo ha sido un lastre importante. La plantilla retomaba los entrenamientos este lunes con los lesionados ya más recuperados y con la mirada puesta en el próximo encuentro del viernes que viene en el Palacio de los Deportes ante el Cajarioja. Se considera un partido clave para seguir mirando hacia arriba en la clasificación y tener aspiraciones de luchar incluso por los puestos de play-off.

El entrenador oscense apunta que “está todo allí y las jornadas venideras, yendo jornada a jornada nos colocarán al final por el objetivo que debemos luchar al final. A día de hoy, el primero sigue siendo la permanencia y día a día iremos viendo si el objetivo cambia o no”.

Desde que se hizo cargo del banquillo peñista, Toñín Ara, ha demostrado que ha ido creciendo como entrenador a la vez que el equipo ha ido mejorando, pero recuerda que la situación no fue nada fácil: “Fueron momentos realmente duros, por el tipo de cambio que se dio. Este club estaba muy estable desde hace mucho tiempo porque las cosas habían ido muy bien y el cambio de un técnico de la casa que había conseguido el ascenso y por ser una persona de casa, cercana, eso fue realmente duro. Luego vino un poco el descalabro perdiendo cuatro partidos seguidos que se perdieron en unos diez días o doce días por la vorágine de la competición. Fueron momentos muy duros que ahora recordamos de forma un poco para que no vuelva a pasar”.

Para él, asumir el reto era importante: “Lo que empezó como un reto, y a pesar de los partidos que se iban perdiendo, yo tenía total confianza que se podía sacar. Ahora está yendo poco a poco hacía adelante y es básico la implicación de los jugadores, el grupo que se ha hecho, la ayuda de la gente de Huesca de la afición de los medios. Eso fue fundamental para nosotros que nos daba vida todos los días que con cada victoria, aunque no nos moviera en esa clasificación. Ahora nos estamos moviendo y queremos acabar saliendo a partir de eso y salieran las cosas bien poder dar un gustazo a la gente”.

Sobre la situación y con el paso de los meses, Toñín Ara cree que “lo que pasada al principio era una falta de confianza. Ver el aro demasiado pequeño, no verse los jugadores capaces de hacer algo y tirar como grupo y no como personas individuales y ahora somos un equipo con la cabeza realmente dura y con los objetivo realmente claros con los roles muy claros de lo que cada uno tiene que hacer y de que tiene que hacer cada uno en la pista y con un mismo objetivo que es funcionar como grupo y el final es ganar cada partido”.

También Toñín Ara hablaba sobre su aportación: “Simplemente lo que les he dado es confianza a cada uno de ellos. Me he podido meter un poco es sus cabezas para ver que les pasada y crear una situación de grupo buena y ponerle un poco mi sello. Dar a cada uno mucha confianza que se vieran capaces de hacer todas las cosas y bien para un objetivo, en ved de que hubiera once objetivos que hubiera un solo objetivo de esas once personas para poder ganar los partidos. Ha sido básico el trabajo de los jugadores y la implicación de los jugadores porque por mucho que pueda hacer un entrenador, si los jugadores no están identificados con la ciudad, con el club es difícil hacerlo y estas personas son grandísimos profesionales y están totalmente identificados con la ciudad y eso ha sido clave también y que el sello pudiera funcionar”.

Ahora en la vuelta a la competición hay que seguir trabajando en la misma línea, como comenta Toñín Ara: “Solo se puede pensar en el primer partido y por lo tanto hay que pensar solo en el Cajarioja que vuelve a ser en casa. Fue el partido que perdimos y nos pusimos 0-5 y tengo mal recuerdo porque no nos salió nada y allí estábamos muy flojos de cabeza y aquí estamos con muchas ganas de hacerlo bien porque esos errores que se cometieron al principio hay que subsanarlos y porque el equipo que venga a casa tiene que hacerlo 300 veces mejor que nosotros para llevarse la victoria y eso va a ser prácticamente imposible”.

De todas formas de confianza nada y hay que seguir mirando la clasificación: “Abajo no quieres mirar porque si miras es porque te entra el miedo y mirar hacía arriba es demasiado arriesgado, así que es preferible ver el suelo donde estamos ahora y lo miramos de reojo, pero sin perder la cabeza donde estamos”.

Lo que sí tiene Toñín Ara es agradecimiento al club y a los jugadores que han sido parte fundamental del éxito, destacando sobre todo: “El apoyo de la directiva desde el principio ha sido básico para que no viniera abajo porque fue una situación muy delicada porque en muy pocos días jugamos muchos partidos y recuerdo que llevaba cuatro partidos y habíamos entrenado como mucho siete días y eso es muy delicado. Es la verdad, pero no puedes decir nada porque no puedes hacer nada son muy pocos días y poco a poco si que fuimos metiendo cosas y la confianza que ellos me han dado ha sido básico y por supuesto los jugadores y lo de la afición ha sido maravilloso. Recuerdo el día de Vic con la primera victoria donde el público fue básico y las lagrimas de los jugadores en la pista también se trasladaron a la grada”.

Desde este lunes el equipo está entrenando tras cuatro días de fiesta que han servido para recuperar lesionados y cargar de nuevo la moral para afrontar la recta final de la liga regular en la que el Peñas Cai Huesca tiene muchas cosas todavía que decir.