El PAR propone la creación de un "Consorcio Jaca-Sabiñánigo"

El vicepresidente del PAR, Antonio Ruspira, ha indicado que Jaca y Sabiñánigo son demográficamente los dos municipios más importantes de toda el área centro-occidental a este lado de los Pirineos. Esta relevancia está aparejada al peso específico de la actividad socioeconómica de ambas en toda esa extensa zona: industria, construcción, servicios, turismo… Por ello, Ruspira propone la creación de un “Consorcio Jaca-Sabiñánigo”, que podría integrar a las instituciones locales (ayuntamientos de Jaca y Sabiñánigo y comarcas de Jacetania y Alto Gállego), agentes sociales (asociaciones de empresarios y sindicatos), más todos aquellos potenciales beneficiarios de la nueva comunicación ferroviaria (empresas industriales y de diversos sectores, estaciones de montaña y esquí…), junto con las entidades aragonesas de ahorro en su línea de trabajo por el territorio.

“La figura del consorcio, que equivale a acción promotora e implicación de sus miembros, sería- según Ruspira- la herramienta útil como ente de promoción conjunta, diseño de acciones, contacto y encuentro entre emprendedores locales o foráneos, administraciones y agentes sociales”.

Este Consorcio Jaca-Sabiñánigo, además de los planteamientos y gestiones que estimara oportuno en otras materias, “podría realizar- prosigue Ruspira- cuanto se deduce de una acción promotora por el ferrocarril: estudios e informes, contactos institucionales o políticos, divulgación de la iniciativa, captación de nuevos miembros (operadores ferroviarios), explorar vías de financiación (¿Unión Europea?). Su tarea y continuidad en el tiempo generaría así mismo una beneficiosa influencia sobre la dinamización y presencia exterior de la zona, demostrando voluntad emprendedora y de unidad, determinación, autoconfianza y empuje en sentido amplio”.

“Con todo ello, - concluye Ruspira-se produciría una evolución evidente desde una absurda desvinculación actual entre Jaca y Sabiñánigo -incluso entre ambas comarcas-, hacia la conformación de un cauce destinado realmente por acción propia a transformar la realidad, generando oportunidades de desarrollo y bienestar para ese espacio, y por tanto para sus vecinos, para todo Aragón y los aragoneses”.