200.000 euros del GA para la recuperación de la zona afectada por el incendio en La Litera

El Gobierno de Aragón acometerá en los próximos meses las actuaciones necesarias para la recuperación de la zona afectada el año pasado por el incendio forestal de La Litera. Las principales actuaciones incluidas en el plan son la retirada y almacenamiento de los restos forestales quemados, acciones para el control de plagas forestales, conservación de caminos de penetración a los montes, mejoras selvícolas en las masas regeneradas así como la adecuación de puntos de agua para la extinción de incendios.

 

Las primeras actuaciones cuentan con un presupuesto del Departamento de Medio Ambiente de 200.000 euros, a los que se sumarán las partidas que se reciban del Ministerio de Medio Ambiente, según anunciaban en su recorrido por la zona afectada el presidente de Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, y el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné.

 

El Ministerio ya ha confirmado la inclusión de este incendio en su plan de actuaciones especiales para la restauración forestal y medioambiental, tal como solicitó el Gobierno de Aragón mediante acuerdo de Consejo de Gobierno. El Gobierno de Aragón ha mantenido informados a los ayuntamientos afectados y a la Diputación Provincial de Huesca sobre los trámites realizados. El presidente del Gobierno de Aragón señalaba que se habían comprometido a volver a la zona una vez transcurridos unos meses para ver como se recuperaba la misma.

La superficie total afectada por el incendio de agosto de 2006 fue de 1.698,94 hectáreas, en los términos municipales de Peralta de Calasanz, Baells y Benabarre. La mayor parte de la superficie forestal afectada corresponde a encinar y quejigar, así como matorrales y pino carrasco de repoblación. De forma general, se prevé que la regeneración natural sea muy favorable; por ello, las actuaciones que se acometerán en primera instancia se dirigen a favorecer la recuperación de la cubierta vegetal, más que a proceder a repoblar. En cuanto a la propiedad de los montes afectados, el 2,5% es de la Comunidad Autónoma, el 5,7% era consorciadas/conveniadas, el 4,4 era de particulares vecinales y el 87,35% de particulares no vecinales.

 

El incendio fue detectado por un puesto fijo de vigilancia el día 12 de agosto en la entidad menor de Calasanz (Huesca) y se dio por extinguido el 15 de agosto. En la extinción del incendio intervinieron más de 260 personas, entre técnicos, Agentes de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Aragón, cuadrillas, bomberos y voluntarios. Intervinieron 42 autobombas, 6 bulldozer, 18 tractores agrícolas, 3 aviones anfibio, 5 aviones de carga en tierra y 7 helicópteros, uno de ellos de coordinación de medios aéreos. La causa del fuego fue una presunta negligencia en actividades avícolas.