El Ayuntamiento de Monzón involucra a sus vecinos en el respeto al Patrimonio

El lunes, veinte personas (técnicos, policías, funcionarios…) participaron en la jornada informativa sobre la legislación relativa a Arqueología y Patrimonio organizada por el Ayuntamiento y CEHIMO. Los objetivos eran dar a conocer las responsabilidades de las administraciones y los particulares cuando llevan a cabo una acción urbanística o agropecuaria que afecta a un elemento o terreno protegido, la relación de elementos catalogados y yacimientos arqueológicos incorporada al nuevo PGOU o, cómo actuar ante presuntas irregularidades, entre otras cuestiones.

La concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Monzón, Elisa Sanjuan resumió el balance de la jornada en estos puntos:

1.- Además de los edificios catalogados y yacimientos arqueológicos (listado incluido en el PGOU por imposición de la DGA), también hay que tener en consideración las zonas medioambientales protegidas.

2.- La Ley de Patrimonio y el propio PGOU establecen las responsabilidades de las administraciones y los particulares, “tanto en la ciudad como en el campo”. El Ayuntamiento ha enviado una carta a todos los propietarios de fincas en las que hay un bien patrimonial o un yacimiento arqueológico. En ella se les informa de sus obligaciones. El área la delimita el PGOU. “La Ley está para cumplirla, y lo primero que hemos hecho ha sido informar y sensibilizar a quienes están directamente implicados por su condición de propietarios de un terreno en el que hay algo que preservar”, ha subrayado la concejal.

3.- La DGA, la Comarca y el Ayuntamiento deben disponer de fondos para hacer frente a los posibles perjuicios que sufran los particulares. Lo importante es tomar conciencia de que hay que informar al Ayuntamiento de cualquier actividad u obra en el ámbito del yacimiento para que el control sea efectivo.

4.-Todos los vecinos deben involucrarse y sensibilizarse, “ya que antes que nada se trata de un asunto de respeto a la historia común y a un legado que pasa de una generación a otra”. Además, lleva implícitas las connotaciones económicas ligadas a la potencial explotación turística de estos lugares. Informar del descubrimiento de posibles nuevos yacimientos es un deber.

La jornada trató con detalle, en una primera parte, aspectos de la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés y del Patrimonio Histórico Artístico Español y decretos de protección de algunos bienes culturales como escudos nobiliarios.

La segunda parte, consistió en la explicación, por parte de la arquitecta municipal, del Plan General de Ordenación Urbana en lo que se refiere a los grados de protección de los edificios ubicados en el casco urbano, histórico o fuera de ambos o áreas naturales.

Además, la arqueóloga Ana Carrilla se refirió a los yacimientos que se pueden encontrar junto a las antiguas vías (vía romana Ilerda-Osca) y la existencia de elementos patrimoniales. Se hizo un repaso de aquellas zonas susceptibles de albergar elementos de tipo arqueológico y el aspecto que presenta el terreno cuando estos restos comienzan a aparecer.

La jornada concluyó con un comentario sobre cuestiones relacionadas con la protección de la naturaleza (vías rurales o riberas de los ríos) o expolio de yacimientos arqueológicos.

Comentarios