Más vale malo conocido que bueno por conocer

Mamen Abad

Más vale malo conocido que bueno por conocer. Este dicho popular bien se puede aplicar a lo que está pasando en la actualidad en la Comunidad Autónoma de Aragón. En el año 2005 se contabilizaban en nuestra Comunidad alrededor de 200 muladares. Ahora, dos años más tarde, se está trabajando para conseguir llegar a la cifra de 30 comederos oficiales. Por el momento, los que están en marcha son los de Tauste, Monegrillo, Luesia, Santa Cilia de Panzano, Arén, Calmarza y Baells. Y se espera que en fechas próximas estén abiertos los 23 restantes.

¿Cómo hemos llegado a esta situación en la que primero se actúa, cerrando casi todos los muladares y luego se piensa? Ha sido necesaria la muerte de 300 ovejas en la localidad de Loarre, el pasado mes de enero, para que tanto el departamento de Medio Ambiente y el de Agricultura del Gobierno de Aragón pongan todo su empeño en sacar adelante, lo más rápido posible, los 30 muladares previstos en Aragón. Las declaraciones del Consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arquilé del pasado 31 de enero, han termiando con poner el dedo en la llaga en una problemática que atañe al futuro de estas aves necrófagas.

No se critica estas nuevas infraestructuras, que se muestran del todo insuficientes, sino el tratamiento que se da a las reses muertas. Un camión de Sirasa, única empresa gestora de los desperdicios, se encarga de transportar las reses muertas durante varios kilómetros para luego redistribuirlos, casi nunca en la localidad de origen. Esta forma de transporte nació como forma de atajar la enfermedad de las Vacas Locas y lo que puede provocar es la expansión de enfermedades de una manera vertiginosa por toda la comunidad.

Aún me acuerdo cuando mi padre me relataba cómo tiraban las mulas malheridas por el barranco de Rodellar. En aquella época no había problemas de salubridad. Hoy, en cambio, sí. O al menos, se tiene conciencia de todas las enfermedades y pandemias existentes y se intenta evitar cualquier tipo de contagio. Estoy de acuerdo con esta "protección", pero que un camión recorra cien kilómetros con reses muertas no creo que ayude mucho.

Comentarios