La exposición-homenaje a Jesús Moncada en la UNED de Barbastro pretende recordar su personalidad

Rosa Moncada

La sala de exposiciones “Francisco de Goya” acoge la exposición- homenaje que la UNED de Barbastro está desarrollando y que se puede visitar hasta el 23 de febrero. Moncada, nacido en 1941, en Mequinenza (Zaragoza), y fallecido en Barcelona, en junio de 2005, fue un escritor aragonés en lengua catalana. Considerado uno de los autores en catalán más importantes de su época, recibió varios premios por su obra, entre otros, el Premio “Ciutat de Barcelona”, el Premio Nacional de la Crítica, en 1989, por “Camí de sirga” (1988), o la “Creu de Sant Jordi”, otorgada por la Generalitat de Cataluña en 2001. En 2004 recibió el Premio de las Letras Aragonesas, máximo reconocimiento cultural de Aragón, que recogió, poco antes de morir, de manos del presidente de la comunidad, Marcelino Iglesias.

Rosa Moncada agradecía el recuerdo del centro de la UNED de Barbastro puesto que “Jesús era un hombre importante en la cultura y su obra en este tipo de centros está muy a gusto”.

Su libro “Camí de sirga”, publicado en 1988, se tradujo a quince idiomas distintos, entre ellos, el japonés, el vietnamita, portugués, francés, holandés y húngaro, y vendió más de 125.000 ejemplares. Esta obra cuenta la historia de un pueblo, Mequinenza, situado en la confluencia de dos grandes ríos, el Ebro y el Segre, a través de los recuerdos de sus habitantes. Esta avalancha de recuerdos, que se remontan a veces hasta el siglo XIX, está provocado por la construcción de un embalse y la inminente inundación del pueblo. Tras diplomarse, Jesús Moncada ejerció como profesor en su ciudad natal hasta 1967, cuando se marchó al servicio militar, que cumplió en Calatayud y Zaragoza. A su vuelta a Mequinenza, ejerció de nuevo la docencia, y después se trasladó a vivir a Barcelona, donde trabajó en el mundo editorial. Este artista falleció el 13 de junio de 2005, víctima de un cáncer. El 9 de julio se le concedió, a título póstumo, la distinción de "hijo predilecto" de Mequinenza, y sus cenizas fueron arrojadas frente al embalse de “Ribarroja”.

Comentarios