Diez sospechosos por el crimen del alcalde de Fago, según Interviú

Fago

La Guardia Civil está investigando la implicación de diez personas en el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, que pudieron colaborar con el único detenido por este crimen, Santiago Mainar. La revista Interviú publica este lunes la lista de posibles sospechosos y además, asegura que Miguel Grima había recibido amenazas explícitas días antes de su muerte.

Las declaraciones en los acuartelamientos de la Guardia Civil de Ansó y Jaca confirman, según Interviú, que en Fago hubo una conspiración para asesinar al alcalde. Unos días antes del crimen, en el municipio se escuchaban frases como "al alcalde le van a montar una buena. Le van a esperar en la carretera. Lo van a hacer con munición de postas para no dejar marca". También "hay que dar un susto al alcalde" y "éste alcalde se merece una paliza". La propia esposa de Grima señaló en sus declaraciones efectuadas ante la Guardia Civil que un vecino, Alfredo B., le había dado a su marido "una semana para irse del pueblo". Las diligencias policiales recogen las manifestaciones de un vecino que presenció una conversación del cazador Juan Carlos Hernández, quien manifestó en voz alta: "Hay que pegarle tres tiros --al alcalde-- y tirarlo al barranco". Sin embargo, Juan Carlos facilitó otra versión sobre el incidente. Afirmó que el amenazado había sido él y que Grima le dijo: "Te voy a operar la nariz".

Siempre según Interviú, uno de los vecinos que se alineaba con Grima, Francisco, manifestó a los agentes que, días antes del crimen, el alcalde estaba muy asustado y le dijo: "Estos me están organizando algo. Cualquier día aparezco en una cuneta".

En cuanto a la detención de Santiago Mainar, el semanario recoge que el imputado manifestó en sus primeras declaraciones ante la Guardia Civil (como testigo, antes de ser detenido) que sabía que varias personas estaban preparando una emboscada al alcalde, pero no dio nombres. Los agentes le detuvieron cuando comprobaron que su coartada era falsa. Mainar dijo que había quedado con una amiga rumana, para la que él había sido un ángel de la guarda porque le sacó de un club de alterne y la instaló en un piso en Sabiñánigo. Sin embargo, la mujer explicó que había quedado con él, pero él le llamó para anular la cita porque "tenía gripe".

LISTA DE SOSPECHOSOS, SEGÚN INTERVIÚ

Los cazadores Jesús y Manuel León, hermanos que se enfrentaron a Grima por ponerles trabas para la licencia de obras en su casa.

Mónica Crespo y Miguel Molinero, propietarios del bar Marieta. La primera fue agredida por Grima, quien posteriormente fue condenado por una falta de lesiones.

Alejandro Coloma tuvo problemas con el alcalde por una licencia de obras, por colocar una canasta de baloncesto sin permiso y porque Grima le acusó de usar agua ilegalmente del lavadero para regar.

Juan Carlos Hernández se enfrentó al alcalde porque se negaba a empadronarle.

Enrique Orduna fue multado por pasar con sus ovejas por el casco urbano.

Alfredo y Miguel Barcos pleitearon con Grima por concesiones de licencias de obras y otros asuntos. También hay otros afectados por las decisiones del alcalde, como José Alberto Aznar y José Ramón Mendiara, que también fueron denunciados por entrar con su ganado al pueblo.