Cartas al Director : Las empresas públicas de la Jacetania

José Lalana Serrano

Militante del PAR

Fundador de Aeronáutica de Los Pirineos

Los debates en las Cortes de Aragón y los informes del Tribunal de Cuentas acerca del funcionamiento y gestión de las empresa publicas, han puesto de manifiesto que la motivación social de su creación difiere en la mayoría de los casos de la gestión realizada, debido a que se pone en práctica el torticero propósito de subordinar los intereses públicos a los intereses del Partido que controla la administración de las mismas.

Ante esta evidencia, es de lamentar la impotencia de los ciudadanos que contribuimos vía Hacienda Pública, al mantenimiento de la clase política para poder decidir el destino de los impuestos o bien para negarse a su recaudación cuando el uso de los caudales públicos no se corresponde con el buen fin de las previsiones presupuestarias.

El Tribunal de Cuentas ha llamado la atención sobre las facturas que se pagan a ciertas empresas sin vínculo alguno contractual, las subvenciones y licitaciones sin acreditar debidamente o publicitar, las contrataciones a dedo, el nombramiento de directivos con criterios de Partido y sobre toda una retahíla de inconveniencias cuyo relato se haría nauseabundo. En cualquier caso vaya ahora ya, un rechazo a quien controla de esta manera ese tipo de empresas y un agradecimiento a la oposición que se ocupa y preocupa de obtener información y de exigir transparencia.

Frente a ese alubión de irregularidades, sorprende la reacción del Sr. Biel, Vicepresidente del Gobierno regional, candidato a presidirlo, y candidato también a la Alcaldía de Zaragoza, quien hábilmente se enroca en paternal caudillismo, para decir a la oposición que nones, que de transparencia y de datos ya basta con que sea el quien los maneje.

Según es sabido, son dos las empresa públicas de titularidad regional que operan en la Jacetania; G.T. San Juan de la Peña y Aeronáutica de Los Pirineos, siendo ambas presididas y regentadas por gente acomodada en unos casos y militantes en otros, en el ámbito político del PAR.

La justificación para la creación de G.T. de San Juan de la Peña no fue otro que el de poner en valor los recursos naturales del histórico espacio y sus monumentos, así como realizar una gestión turística integral pero bajo una perspectiva social.

Sin embargo tras siete años de actividad y después de haberse culminado a golpe de millonarios desfases la recuperación de la zona del Monasterio Alto, la Conserjería de Turismo anuncia el concurso para adjudicar la gestión de la Hospedería a una empresa privada desbordando de este modo lo que pudo ser una gestión social y económicamente rentable. El resultado de la adjudicación, también podrá ser rentable aunque no a los interese de de la Hacienda regional ni para los visitantes ordinarios y si en cambio para el adjudicatario “seleccionado”.

Sobre Aeronáutica de Los Pirineos decir que, el Director General de Turismo maniobró a su antojo con dinero público para hacerse con las acciones de esta sociedad entonces propiedad de cuarenta socios fundadores. De esas gestiones resultó, que la ilusión y los esfuerzos económicos de estos socios pioneros fueron menospreciados mediante una ampliación de capital a la que no pudieron acceder por razones que no vienen al caso pero reduciendo su capital social a cero. El Tribunal de Cuentas advierte sobre las irregularidades de esta operación y como el dinero público dejó además a esos primeros socios alejados para participar en el proyecto. Así el potencial turístico de vuelo a vela se está viniendo abajo, la situación económica es de quiebra técnica, los problemas laborales se multiplican, se mantiene basándose en subvenciones públicas y se reduce la actividad social y mercantil a la protocolaria visita del político de turno para prometer una reactivación que nunca se produce.

Paradójicamente quien propicio el desvío de fondos de G.T. San Juan de la Peña para abonar facturas improcedentes, alguna de ellas para pagar hoteles y viajes de grupos folclóricos a la Expío de Hannover sin que desde la gerencia se tuviera el más mínimo conocimiento, (mas del 50% de su capital social se ha destinado a pagar facturas ajenas a la misma) y para apropiarse de Aeronáutica de Los Pirineos se halla en promoción personal de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales. Luís Estaún García, ex Director General de Turismo, vicepresidente de la G.T. San Juan de la Peña y ahora Alcalde de Biescas es un hombre dócil a los dictados de Biel y obviamente es un político que parece estar acreditado y hallarse dispuesto a asumir cuantas zafiedades administrativas se le pudieran proponer.

Por ello resulta cuando menos inaceptable que las próximas elecciones puedan ser ocasión propicia para encumbrar a esta clase de personas que a mayor poder pudieran ser capaces de cometer mayores despropósitos.

Seria loable de una vez por todas, que los empresarios se dedicaran a gestionar las empresas y los políticos a hacer política, sin mezclar churras y merinas y siempre desde la honestidad y transparencia de sus respectivos órganos de dirección, sin sospechas ni ocultación de información para que todos nos sintamos adecuada y dignamente administrados.

Comentarios