Localizado el primer ejemplar de visón europeo en Aragón

Visón europeo

Agentes de Protección de la Naturaleza del Departamento de Medio Ambiente han localizado el primer ejemplar de visón europeo (Mustela lutreola) en territorio aragonés. Esta especie está catalogada como “en peligro de extinción” en Aragón aunque no se tenía confirmación de su presencia en la Comunidad Autónoma. Hasta ahora, en España se conocía su presencia en el País Vasco, Navarra, La Rioja y Castilla León, estando muy próximo a Aragón, por lo que se preveía una posible aparición.

La captura se produjo dentro del programa de trampeos que desarrollan técnicos y agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente, que coordina la monitorización de la especie en toda su área de distribución española. Esta distribución queda limitada al entorno de unos pocos ríos de las comunidades autónomas de Navarra, La Rioja, País Vasco, Cantabria, Castilla León y, ahora, Aragón.

El animal, un macho joven nacido en 2006, fue capturado en la Comarca de las Cinco Villas. Después de revisar su estado sanitario, se tomaron los datos biométicros y fue marcado con un microchip, procediendo después a su liberación, al medio natural.

Catalogación

El visón europeo es un mustélido de pequeño tamaño, con cuerpo alargado y patas y cola cortas. Los machos son ligeramente más grandes que las hembras (54 cm. de longitud media frente a 47,5 cm. de las hembras) y pesados (850 gramos de media en machos por 515 g. en las hembras). El pelaje es corto, de color marrón y muy uniforme, a excepción de una mancha blanca presente en los labios y el mentón; este último carácter permite diferenciarlo del visón americano, que carece de mancha blanca en el labio superior.

Originariamente, esta especie tuvo presencia en prácticamente toda Europa central y septentrional desde las costas atlánticas hasta los Montes Urales y desde las inmediaciones del Circulo Polar Ártico hasta las proximidades de los mares Mediterráneo y Negro. Desde finales del siglo XIX se encuentra en franca regresión, de tal manera que en la actualidad sólo quedan dos núcleos poblacionales; el más grande es el oriental que ocupa zonas de Rusia, Bielorrusia, Finlandia, Rumania, Moldavia, Ucrania y países caucásicos. El occidental se localiza en el suroeste de Francia y norte de España. En franca regresión en toda su área de distribución; la población oriental se estima en unos 25.000 efectivos. Respecto al núcleo poblacional occidental, en Francia se estiman unos 2.000 ejemplares y en torno a 1.000-1.500 en el norte de España.

 

El visón europeo vive en medios acuáticos variados como ríos, arroyos, canales, lagunas, zonas pantanosas y marismas. En España suele mostrar preferencia por tramos medios y bajos de ríos, en zonas de corriente lenta, con buena calidad de agua y orillas con una densa cobertura vegetal. Está presente desde el nivel del mar hasta 1.500 metros de altitud. Es una especie solitaria, territorial (en especial entre machos) y de hábitos nocturnos o crepusculares.

Se enfrenta a varios problemas para su conservación. Entre ellos destaca la reciente invasión del visón americano, más grande, prolijo y oportunista, que supone una fuerte competencia para el europeo, además de ser transmisor de una vírica, la fiebre aleutiana, que provoca mortandades masivas en las poblaciones de esta especie amenazada.