Un deslizamiento de 3,5 millones de metros cúbicos de tierra amenaza la presa de Yesa

2004060331 yesa.JPG

Según publica este martes el diario “El Mundo”, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) mantiene oculto que el pasado mes de agosto se produjo un importante deslizamiento de 3,5 millones de metros cúbicos de tierra en una ladera de la margen izquierda del embalse de Yesa, a consecuencia de las obras de recrecimiento de esa presa. La magnitud del deslizamiento mantiene desde entonces casi paralizadas las obras.

Un documento de la empresa Ingeniería del Suelo remitido a la CHE (organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente), al que ha tenido acceso “El Mundo”, da cuenta de la visita realizada por el técnico Antonio Soriano tras haber sido alertado, el 2 de agosto de 2006, por la dirección de obra de la gravedad del suceso y de la necesidad urgente de acometer medidas “si se quiere impedir el avance de la ladera de manera súbita”.

Sin embargo, aunque las obras del recrecimiento de Yesa se han ralentizado, no se tiene constancia de que se hayan acometido los trabajos urgentes propuestos en el documento, que no son otros que retirar los 450.000 metros cúbicos de escombros procedentes de las obras, acumulados en un vertedero -probable causa del deslizamiento- para dejar que los tres millones de metros cúbicos de la ladera inestable se precipiten hacia el fondo del embalse, situado en el río Aragón, a caballo entre Navarra y Zaragoza.

I

Según la página web de la CHE, el embalse de Yesa se encuentra absolutamente lleno, lo que es una imprudencia -según las fuentes consultadas- ante una posible caída de la ladera, ya que provocaría una ola gigante que podría rebasar el muro de hormigón y provocar una gran crecida en el río. Los técnicos no creen que pudiera derribar la presa de hormigón, lo que, no obstante, originaría una gran catástrofe. Según el profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, Antonio Casas, estos movimientos «demuestran que la ladera izquierda de Yesa es inestable, a lo largo del embalse y donde se quiere apoyar el estribo de la nueva presa de materiales sueltos». Ésa ha sido la posición defendida por este experto, que ha elaborado informes en los años pasados desaconsejando las obras.