Long Winters, hoy, en el Matadero

Este jueves, día 22, a las 22´30 horas, The Long Winters actuará en el Centro Cultural del Matadero de Huesca. Una ocasión única para ver en acción a uno de los mejores grupos del rock independiente americano. El precio de la entrada es de 10 euros en taquilla, 9 en venta anticipada, 8 en taquilla con Tarjeta Cultural, Tarjeta Cultural Básica, carnet joven y tarjeta del Circuito, o venta anticipada con tarjeta CAI y 6 euros en venta anticipada con Tarjeta Cultural.

En mayo de 2004los componentes de The Long Winters visitaron Huesca por primera vez en el marco del ciclo Rock & Radar, organizado por el Área de Cultura del Ayuntamiento junto a la Peña Alegría Laurentina. Tras el excelente sabor de boca que dejó, ahora regresa a nuestra ciudad esta banda de Seattle (la cuna americana del grunge) para presentar su flamante nuevo disco, “Putting the days to bed”.

Bajo el muy poético nombre de Los Largos Inviernos, se esconde en realidad la arrolladora personalidad de John Roderick, de quien se ha dicho que, junto a Ben Gibbard (Death Cab For Cutie) y Colin Meloy (The Decemberists), compone la Santísima Trinidad del sonido del Northwest americano. Tras su experiencia como estudiante prodigio e ilustre profesor de Historia Comparativa de las Ideas en la Universidad de Washington, Roderick hizo sus pinitos en la música tocando la guitarra y cantando con grupos como Western State Hurricanes y Harvey Danger.

En el invierno del año 2000 decidió crear The Long Winters junto a Sean Nelson (teclados y coros), Eric Corson (bajo) y Michael Schilling (batería), para dar forma a una música que cabalga entre el power pop de Big Star, el nuevo rock americano a lo REM y el alt country de Wilco. Una música llena de inspiración y emoción, que ha quedado plasmada en tres álbumes hasta la fecha: “The worst you can do is harm” (2002), “When I pretend to fall” (2004, con colaboraciones de miembros de REM y The Posies) y el reciente “Putting the days to bed” (2006), grabado por Roderick con el bajista Eric Corson y el batería Nabil Ayers.

Comentarios