Artieda pide que se paralicen las obras del recrecimiento de Yesa

2004052925 artieda.JPG

El Ayuntamiento de Artieda ha mostrado su “preocupación” por el deslizamiento de tres millones y medio de metros cúbicos de una ladera del embalse de Yesa, ocurrida el pasado mes de agosto, y ha exigido la paralización “inmediata” de las obras del recrecimiento del pantano. Por otro lado, Chunta Aragonesista ha presentado una proposición no de Ley en la que solicita que las Cortes de Aragón se dirijan al Estado para que paralice de inmediato las obras del recrecimiento de Yesa.

 

Una iniciativa que podría debatirse en el próximo pleno. Su contenido: transparencia, paralización inmediata, realización de estudios geológicos y optar por otras opciones.

El alcalde de Artieda, Luis Solana, entiende que ante este suceso existe un riesgo evidente para los habitantes de la zona y “cambia la realidad del proyecto, porque ya no hablamos de supuestos riesgos sino de un deslizamiento importante”. Solana ha mostrado su preocupación por este suceso, ocultado por la Confederación Hidrográfica del Ebro, y ha solicitado la paralización de las obras del recrecimiento.

Mientras continúa el proceso judicial entorno a este proyecto. Luis Solana ha indicado que en los próximos días esperan conocer la resolución del Tribunal Supremo sobre el recurso de casación penal interpuesto el pasado año contra la sentencia absolutoria de la Audiencia Provincial. Solana ha señalado que esperan que el Supremo estime este recurso y sería un paso definitivo para continuar también por la vía contencioso-administrativa, en la que siguen confiando para paralizar este proyecto.

Por otro lado, los coordinadores generales de Izquierda Unida en Navarra y Aragón, Ion Erro y Adolfo Barrena, han visitado las obras de recrecimiento del embalse de Yesa. Lo han hecho después de que la semana pasada se hiciera público el estudio de la empresa Ingeniería del Suelo, en el que se informaba sobre deslizamientos en una ladera del embalse el pasado mes de agosto. Los responsables de Izquierda Unida aseguran que han constatado que, a pesar de los movimientos, no hay riesgo de que el embalse se desborde, pero exigen medidas rápidas al Ministerio de Medio Ambiente.

Han explicado que es el agua la que impide más deslizamientos. Éstos podrían repetirse cuando baje el nivel del embalse, pero entonces, con menos agua, no habría riesgo de que una gran ola saliera de él. Adolfo Barrena, dirigente de Izquierda Unida en Aragón, destaca que no deben producirse alarmismos.