Artieda, Mianos y 'Río Aragón' piden una entrevista a la Ministra Narbona

Cristina Narbona

Tras los últimos acontecimientos conocidos relativos al proyecto de recrecimiento del embalse Yesa, con un corrimiento de tierras de 3,5 millones de m3, los Ayuntamientos de Artieda y Mianos, así como la Asociación Río Aragón, han dirigido una petición de audiencia a la Ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Creen que es nuestra obligación “hacer conocedora a la ministra, de primera mano, la realidad de este proyecto, que no es otra que los graves riesgos sísmicos y geológicos que padece, y que no han sido tenidos en cuenta en los estudios de impacto ambiental de 1993 ni de 2005. Riesgos que son admitidos por la propia administración de Protección Civil que, en 2002, incluyó a los pueblos afectados por el recrecimiento en la lista de municipios con riesgo sísmico de España”.

En dicha reunión quieren “exponerle a la ministra los informes realizados por el Doctor Antonio Casas, de la Universidad de Zaragoza, en 1993 y 1999, que alertaba de los riesgos de deslizamientos por la inestabilidad de las laderas del embalse de Yesa y la sismicidad de la zona, aportados en su día a los procedimientos administrativos y no tenidos en cuenta”.

“Queremos recordarle a la ministra – prosiguen estos Ayuntamientos y Río Aragón- cómo el propio ingeniero que diseñó la actual presa, René Petit, no era partidario de su recrecimiento, ya que decía que al aumentar el volumen aumentan considerablemente las posibilidades de un fallo geológico. Queremos contarle a la ministra que ya se produjo un corrimiento en La Refaya, que a finales de 2003, en cuanto se tocó la ladera, se produjo una grieta de grandes dimensiones y ahora en 2006 un deslizamiento de 3,5 millones de metros cúbicos ha sido ocultado. Parecen ya suficientes avisos para el sentido común de cualquier persona y sin embargo para los responsables de las obras (CHE), sigue sin pasar nada. Imaginar la dimensión de la catástrofe que se podría producir es para ponerse a temblar. La dirección de obra está demostrando una falta de responsabilidad absoluta, la ceguera de la soberbia sería imperdonable y no creemos que la ministra la comparta. Por último le queremos transmitir la tremenda indignación y la profunda inquietud que la ocultación del desprendimiento está causando en la comarca”.

Comentarios