Cartas al Director: Yesa, “e pur si muove”

Cuando Galileo Galilei publicó que la Tierra era un planeta más que giraba alrededor del Sol, y no el centro del Universo, la todopoderosa Inquisición le obligó a retractarse, y cuentan que el astrónomo pronunció, entre dientes, estas palabras: “Pero se mueve”.

Pues bien, esto es lo que está pasando con las laderas de Yesa: que aunque todos los poderes fácticos lo niegan, se mueve. Nos enteramos ahora de que se ha estado moviendo ¡durante más de cuatro meses! y nos lo han ocultado. La Confederación Hidrográfica del Ebro y las huestes propantaneras han salido inmediatamente a desmentir lo evidente: que las laderas del entorno del pantano son un peligro para la seguridad de la presa, que se mueven (como se movió la Refaya), que se abrió una gran grieta en enero de 2004 en cuanto desbrozaron la zona, y que se ha vuelto a mover durante cuatro meses en 2006. Y eso sin entrar a hablar de los riesgos sísmicos que no se han tenido en cuenta a pesar del historial de terremotos del Pirineo, como el ocurrido en 1923 con epicentro en Martes.

Negar la evidencia no resuelve el grave problema de la estabilidad de las laderas del entorno de Yesa. Negar lo evidente nunca ha evitado que ocurran tragedias y es una irresponsabilidad.

Nos cuentan que la ladera que se ha movido ya mostraba grietas y signos de deslizamiento antes de que las tareas de obra acumularan sobre ella más de 400.000 m3 de escombros. ¿En manos de qué incompetentes estamos? ¿Cómo es posible que aquellos, cuya temeridad provoca los deslizamientos, continúen siendo juez y parte en la gestión de nuestros ríos?

Ahora nos dicen que van a retirar los escombros, cuando el informe encargado por la CHE a “Ingeniería del Suelo” dice, ya en Agosto del 2006, que hay que retirarlos inmediatamente si se quiere impedir el avance de la ladera. Entonces, ¿en qué quedamos?: ¿hay peligro o no? Si lo hay, ¿por qué no se hizo nada al respecto durante siete meses? Y si no lo hay, ¿a qué viene anunciar ahora que se van a retirar la semana próxima? ¿Quién nos asegura que eso frena definitivamente el avance de la ladera?

De acuerdo Sr. Alonso, su ladera es segura, “e pur si muove”.

Comentarios