Agua, espacios abiertos y alguna sorpresa visual, en el Parque Universidad

Parque de la Universidad

Las obras de construcción del Parque de la Universidad están a punto de finalizar. El grueso de los trabajos ya ha terminado y estas semanas se centran en el cuidado y tratamiento de la vegetación, y los últimos detalles ornamentales. Un parque en el que los elementos ornamentales son el agua, los espacios abiertos y más de una sorpresa visual.

Audio sin título

Recorrer el nuevo Parque de la Universidad es realizar un paseo por una zona verde amplia, abierta, despejada, lejos del parque frondoso tradicional. El agua es el elemento que predomina con un gran estanque central, en el que destaca un gran chorro que lanza agua a varios metros de altura.

Agua que se utiliza de forma racional porque precisamente esa alberca central sirve para almacenar la que servirá para hacer el riego de la zona.

Y más agua con las acequias de la antigua zona hortelana de Almériz que se han querido recuperar e integrar en el Parque, junto con el pozo árabe que fue hallado cuando se iniciaron las obras, y que se ha respetado y rehabilitado para poder ser contemplado en la zona que se ha llamado "Huerto de los membrilleros".

Y en el caminar por el Parque, encontramos las divisiones tradicionales de las huertas de Almériz con unos muros o "gaviones" que encierran alguna sorpresa visual: pequeños ojos de buey que hacen las veces de mirador.

En la obra se ha incluido la mejora y adecuación de la margen izquierda del Río Isuela, que ha cambiado sensiblemente su aspecto, y en la que se instalará una segunda pasarela peatonal que potenciará la comunicación entre el Barrio de Santo Domingo y San Martín, y el Perpetuo Socorro.

Ahora sólo queda que la vegetación crezca en los parterres y se consolide para que el Parque de la Universidad sea ya una obra finalizada por completo, y se convierta en una nueva zona verde de la ciudad que encierra más de una sorpresa.

Comentarios