La Comarca de los Monegros organiza charlas informativas sobre la nueva situación de Búlgaros y Rumanos

La Fundación para la Acción Social de la Comarca de Los Monegros, a través de la Oficina Comarcal de Atención e Información al Inmigrante, ha organizado una serie de charlas informativas dirigidas al colectivo de rumanos y búlgaros que viven en la comarca. Su objetivo es “informar de la nueva situación que estos ciudadanos tienen tras la entrada de ambos países en la Unión Europea desde el pasado uno de enero”, señaló el consejero comarcal de Acción Social, Álvaro Amador.

Según Amador, estas charlas se han organizado para dar respuesta a “la gran demanda de información sobre este asunto registrada en la Oficina comarcal de atención al inmigrante”. No en vano, en Los Monegros viven cerca de 500 rumanos y 69 búlgaros. Casi la mitad de los rumanos de la comarca habitan en Sariñena (220) y la mitad de búlgaros (35), en Peñalba.

Las charlas han comenzado en Sariñena y en Peñalba esta semana con una gran aceptación ya que han asistido más de cien personas. A partir de la próxima semana continuarán en Leciñena, Grañén, Tardienta y Lanaja. Según informó la técnica de la Oficina Comarcal de Atención al Inmigrante, Gelsa Gavín, en estas charlas “se explica el cambio radical que han sufrido estas personas, que han dejado de ser ciudadanos considerados extranjeros para ser ciudadanos comunitarios”.

Según explica Gelsa, son beneficiarios de este nuevo régimen todos los ciudadanos búlgaros y rumanos que deseen permanecer en España con fines de residencia no lucrativa, es decir, para cursar estudios o trabajar por cuenta propia. También son beneficiarios y se les aplica plenamente el régimen comunitario a los búlgaros y rumanos que fuesen residentes en España en el momento de la adhesión y que a dicha fecha se les hubiese concedido una autorización de trabajo de duración igual o superior a un año. Por lo tanto, prosigue “no ha sido una integración plena, sino que hay un periodo transitorio de dos años hasta el 2009, en el cual los ciudadanos de estos países que en el momento de la adhesión no estuviesen documentados con permiso de residencia y trabajo serán tratados como extranjeros. Se les exige una autorización de residencia y de trabajo inicial mediante oferta de trabajo de un empresario, deben acudir a sus respectivas embajadas en los países de origen a buscar el visado en el momento en que el expediente sea aprobado en España. Las personas que tuvieran permiso de residencia y de trabajo antes de la adhesión, una vez caducada esta tarjeta, no se va a proceder a la renovación, archivando los expedientes y estas personas podrán ser contratadas como si fuera un ciudadano español”.

Comentarios