El Slalom Súper Gigante abre en Cerler el Campeonato de España de Esquí Adaptado

El vigésimo primer Campeonato de España de Esquí Alpino de Discapacitados Físicos que se celebra en la estación altoaragonesa de Aramón Cerler ha comenzado este lunes con la disputa de las pruebas del Slalom Súper Gigante. Para este martes día 13, se disputa el Slalom Gigante y el miércoles 14, será el turno para el Slalom Especial.

La primera jornada del Campeonato fue todo un éxito. El buen tiempo, el estado de la nieve y un agradable ambiente han propiciado que se haya visto una interesante primera prueba con el Slalom Súper Gigante. Cuarenta y un deportistas han participado en esta carrera .

La prueba daba comienzo a las 11.00 horas, con un tiempo espléndido, ya que lucía el sol y la nieve se encontraba en un estado perfecto, tras las nieves caídas en los últimos días. Las primeras en salir han sido las mujeres que participaban en la categoría de silla de esquí. Hoy era un día histórico para ellas, ya que ésta es la primera vez que compiten desligadas de la categoría masculina.

“Las chicas estamos encantadas porque es la primera vez que competimos en nuestra categoría. Yo, por mi parte, estoy muy contenta porque, aunque no he ganado y he quedado cuarta, no me he saltado ninguna puerta, lo he hecho bien y he ido rápido”, señalaba Irene Villa, una de las primeras deportistas en descender. La primera posición ha sido para Natalie Carpanedo, de la Federación madrileña, con un tiempo de 1.13.16. Tras ella han quedado Victoria González, de la Federación gallega, y Teresa Silva, también de la madrileña.

Posteriormente, ha llegado el turno para silla de esquí masculina. El nivel ha sido muy alto, a pesar de la exigencia de la prueba que se ha disputado en la pista “Las codornices” de la zona del Ampriú, en la estación de Cerler. El mejor tiempo ha sido para Frederic Francoise, de la Federación francesa, con una marca de 52.87. El segundo tiempo ha sido para Paul Puyol, de la francesa, y el tercero para Xabi Fernández, de la andorrana.

Esta disciplina exige muchas horas de entrenamiento, ya que como indica Eduardo Morón, corredor de la Federación aragonesa, “el tiempo de entrenamiento varía mucho. Yo sólo aguanto tres, mientras que hay gente que llega a hacer cinco. Te destrozas los brazos, acabas con la cadera y los abdominales cansados… Luego, todo se te pasa porque es una sensación indescriptible, increíble”.

Tras ellos ha llegado el turno de los esquiadores de pie (que engloba a los deportistas con minusvalías en piernas y en brazos). El mejor tiempo ha sido para Ramón Homs, de la Federación catalana, con un crono de 49.74. Los catalanes Jacob Gillera y Rafael Sales han ocupado el segundo y el tercer tiempo respectivamente.

El esquí de competición para personas con minusvalías físicas aplica unos baremos equivalentes a reducciones en el tiempo, según el deportista está o no afectado en mayor grado. Tras acabar su prueba, se le cuenta o se le resta tiempo según el estado de ese deportista.

Pese a que no ha sido un gran día para los esquiadores aragoneses, ya han declarado que piensan ganar alguna prueba de las que quedan por disputar en este XXI Campeonato de España de Esquí Alpino de Discapacitados Físicos.

Comentarios