Un concierto de Ricardo Constante cierra en Barbastro los actos del Día de la Mujer

2004121007 Ricardo Constante1.jpg

El cantautor actúa este viernes día 16 en el Aula Magna del Centro de la UNED de esta ciudad, a partir de las 20’00 horas. Con esta cita concluyen los actos organizados por el Ayuntamiento para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, aunque, hasta el día 30 de este mes, está expuesta, en el mencionado centro, la muestra “La Otra Mitad de la Ciencia”, del Instituto de la Mujer. Entre los músicos que acompañarán a Constante en Barbastro, se encuentra el guitarrista oscense Tolo, que va a formar parte de la próxima gira de Miguel Bosé.

Ricardo Constante presentará en Barbastro los 12 temas incluidos en su primer y, hasta la fecha, último trabajo, “Constante y Sonante”, editado en 2004. Nueve de estas canciones han sido compuestas íntegramente por Constante, que, por otra parte, ha puesto música a otros tres textos ajenos, uno de ellos en fabla aragonesa.

María Dolores García Guatas, concejala de la Mujer en el Ayuntamiento, se muestra satisfecha porque este artista, con una larga trayectoria musical, visite la Ciudad del Vero, y se muestra segura de que quienes presencien este concierto, “seguro lo pasarán bien”. Constante formó parte, durante veinte años, del grupo de música tradicional “Hato de Foces”.

En este disco, “Constante y Sonante” colaboran numerosos amigos de este artista, como los miembros de “Hato de Foces”. Este cantautor prepara, en estos momentos, el que será su segundo trabajo en solitario, del que ya tiene listas todas las letras. Uno de los temas, titulado “Por todos los Santos”, hace referencia a los “bienes” de las parroquias orientales y la necesidad de que vuelvan a sus lugares de origen. Ricardo Constante presentó esta canción en un concierto ofrecido en Huesca el pasado mes de noviembre.

Constante hace en “Por todos los Santos” un recorrido por un buen número de las piezas emigradas, desde patenas y copones, a casullas, estatuas, candelabros, frontales de iglesias y vírgenes de las diversas parroquias. Para ello, se hizo con un catálogo de las 113 piezas que Roma ordenó a Lérida que devolviera, y, tras estudiarlo, incluyó muchos de esos objetos en su canción.

Comentarios