Cartas al Director: "La Autovía y el Monasterio"

Álvaro Fernández Duran

La autovía de Pamplona a Huesca toma espacios de montaña privilegiados, no sólo por su belleza paisajística sino también por su riqueza biológica, (valores que suelen ir unidos).

Pegada a los Pirineos, a pocos kilómetros de un parque nacional, no se comprende el interés estratégico que ha puesto en marcha estas obras. Si había un volumen de tráfico moderado o puntualmente considerable, ahora se convertirá en masivo, con el fomento del tránsito de vehículos pesados, incluidas mercancías peligrosas. La mejora del trazado de esta carretera hubiera sido lo más racional...

No se ha considerado lo suficiente el daño que causan al medio ambiente las emisiones constantes de polución en zonas de montaña. Existen estudios realizados por una universidad de prestigio que lo demuestran. Son zonas extremadamente vulnerables, con características orográficas y climáticas muy especiales y los daños por contaminación, (óxidos de nitrógeno) producidos por el tráfico, son devastadores. Allí la dispersión de partículas es mucho más débil. Fenómenos de inversión térmica, propios de montaña y difícil ventilación a causa de vertientes y laderas, se traducirían en una pérdida progresiva de la biodiversidad en la zona.

Llama la atención, en estos tiempos, en los que existe una crítica ante la proliferación de cemento en el país, y una preocupación creciente por los datos alarmantes del cambio climático, (producido principalmente por la contaminación de vehículos) que se llegue a la contradicción de implicarse de lleno en estas infraestructuras.

El área de contaminación en una autovía abarca dos Km, desde el foco de emisión, a ambos lados de la carretera, acusado por el déficit de ventilación lateral. Al pasar por la sierra de Leire, la autovía incluye en su área de polución al monasterio del siglo XI, una joya emblemática de Navarra, y un tesoro arquitectónico.

Ahora este espacio místico, de gran pureza natural, que dio origen al milagro de San Virila. Se convertirá en un caos de ruido y atmósfera contaminada.

Es increíble que no se hayan analizado y expuesto las consecuencias de este hecho, porque el daño que se va a causar al monasterio de Leire, va a suponer un escándalo difícil de asimilar dentro y fuera de España.

Comentarios