Aprobada en el Congreso la tercera reforma del Estatuto de Aragón

José Luis Rodríguez Zapatero

El texto, que todavía tiene que tramitarse en el Senado, podría quedar aprobado definitivamente antes del 23 de abril, día de la Comunidad Autónoma aragonesa. El pleno del Congreso ha aprobado la reforma con el apoyo de 296 diputados de los 310 presentes, la abstención de 13 y un único voto en contra del diputado de Chunta Aragonesista (CHA), José Antonio Labordeta.

De esta manera, la Cámara Baja respalda la quinta revisión de un Estatuto autonómico durante esta legislatura, tras los de la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Baleares.

El Congreso aceptaba iniciar la tramitación de este Estatuto el pasado 3 de octubre con 283 votos a favor, ninguno en contra y diez abstenciones de los diputados de CHA, ERC, BNG y Nafarroa-Bai. La tramitación en el Congreso de este proyecto sufria hasta diez ampliaciones del plazo de enmiendas, situación que fue desbloqueada tras diversas reuniones entre los partidos que apoyaron el texto en las Cortes aragonesas -PSOE, PP, IU y PAR- para acodar las enmiendas.

A su paso por la Ponencia y la Comisión Constitucional, esta reforma incorporaba las modificaciones pactadas por estas formaciones, que retocaron algunos de los aspectos más polémicos, como la disposición que establecía una reserva hídrica de 6.550 hectómetros cúbicos para la comunidad. Las cambios consensuados por estos partidos atribuyen a la planificación hidrológica del Estado "las asignaciones, inversiones y reservas" de la cuenca del Ebro, pero teniendo en cuenta que los aragoneses tienen derecho a 6.550 hectómetros cúbicos de la misma.

En cambio, no se aceptaba ninguna de las enmiendas presentadas por Chunta Aragonesista (CHA), formación contraria a la reforma, ERC, CiU, ICV y PNV. CHA mantiene vivas sus 60 enmiendas, en las que solicita una inversión estatal de 5.000 millones de euros en esta comunidad a lo largo de siete años tras la aprobación de la reforma.

Este partido también reclama la inclusión de más competencias en el proyecto, un cambio en el articulado para "garantizar el rechazo al trasvase del Ebro y aspectos de la identidad aragonesa como las lenguas minoritarias o la parte histórica del preámbulo".

Los partidos aragoneses confían en que la aprobación definitiva del texto por las Cortes Generales, que todavía tiene que tramitarse en el Senado, se produzca antes del 23 de abril, festividad de San Jorge.

Comentarios