Estamos locos o qué

Lorenzo Río

Miedo da salir a la calle estos días, la verdad. Estamos en pleno mes de marzo, casi abril, y de repente nos sorprende la nieve. Sin cuajar eso sí, pero con unos copos grandes como los que se generan en pleno mes de enero. Bueno no cuajó en la capital oscense porque lo que es en el resto de la provincia lo hizo y bien.

Hoy las llamadas "conversaciones de ascensor", esas en las que siempre se termina hablando del tiempo con el vecino en los 20 segundos que dura el trayecto hasta el piso solicitado, tienen más sentido que nunca. Y es que este tiempo está loco... lo está. No es muy normal que entrando en la primavera, estemos sufriendo ahora lo que no hemos llegado a ver en todo el invierno: el viento, el frío y la nieve, sobre todo la nieve, que tanto nos ha faltado esta temporada en el Pirineo. Y llega ahora justo cuando se acaba el tiempo para disfrutarla.

Además de servirnos de sorpresa, este mal llamado temporal nos tendría que hacer reflexionar sobre lo que estamos haciendo con nuestro planeta, con nuestro Medio Ambiente. No creo que esta situación sea gratuita, no creo que sea fruto del azar, y tendríamos que paranos a pensar por qué el tiempo nos está "regalando" un invierno tan extraño y diferente como el que ya despedimos. Que se alargue el verano casi casi hasta bien entrado el otoño, que no nieve en las pistas de esquí donde tendría que nevar, que lleguemos a superar los 20 grados cuando aún estamos terminando el invierno y que a los dos días, caigan las temperaturas en picado y nos situemos bajo cero, señores, no es muy normal... Y cero que en eso, algo tenemos que ver los que habitamos este planeta. Desde luego que una sola acción no hace mucho, pero una acción de todos ya es otra cosa. Mientras tanto, la naturaleza nos sorprende y nos deja un tiempo ante el que más de uno se pregunta: "estamos locos o qué".

Comentarios