Críticas de la oposición y los vecinos de Huesca a la política municipal de participación ciudadana

2006010909 gente.JPG

Las instituciones públicas en general y los ayuntamientos en particular, con sus prácticas, son claves para impulsar o desactivar la participación ciudadana que en Huesca, Fernando Elboj y su política autoritaria y distante han hecho desaparecer. Eso es lo que critica Chunta Aragonesista que considera imprescindible recuperar en la vida municipal las prácticas de participación frente a las prácticas informativas de Alcaldía. Es la misma crítica que hacen los propios ciudadanos que aseguran que el Consejo Ciudadano no funciona y que la elaboración del nuevo reglamento de participación ciudadana está paralizado.

Las asociaciones vecinales se muestran muy negativas con el funcionamiento de las políticas de participación ciudadana que lleva a cabo el Ayuntamiento de Huesca.

Los vecinos denuncian que el Consejo Ciudadano, además de no convocarse, cuando se hace, tampoco incluye los temas que ellos proponen. Insisten también en que el nuevo reglamento de participación ciudadana está parado.

La oposición municipal también critica las políticas de participación ciudadana del equipo de gobierno municipal. Para Miguel Solana, portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Huesca, hay que encaminar esta situación antes de que el desánimo participativo propiciado por el Alcalde alcance mayores proporciones; Solana dice que hay que recuperar en la vida municipal las prácticas de participación frente a las prácticas informativas de Alcaldía.

Esta queja es común en las Asociaciones de Vecinos que se lamentan de su relación con el Ayuntamiento; relación que se ciñe cada vez más a sesiones informativas por parte del Equipo de Gobierno para vender las bondades de un proyecto ya definido y decidido para el barrio y a la dificultad creciente de las asociaciones para establecer contacto cuando tienen problemas o para participar en el debate de presupuestos.

Y razón no les falta, dice CHA, que asegura que los foros de participación ciudadana existentes (Comisión y Consejo) se saltan a la torera lo que dicen sus propios reglamentos sobre funcionamiento y periodicidad de reuniones, y los temas que suelen tratarse siempre son de escasa entidad; la Ordenanza de Participación Ciudadana, tras muchas vicisitudes y pocas facilidades, lista para aprobar desde el 6 de noviembre pasado, está durmiendo en algún cajón del Ayuntamiento sin visos de ser aprobada ni, por supuesto, aplicada.

Comentarios