Irregular inicio de la temporada de pesca en el Alto Aragón

pesca

La temporada oficial de la pesca de la trucha comenzó el pasado domingo con una gran afluencia de pescadores a los ríos del Pirineo y pre-Pirineo. No se puede decir que resultó una buena jornada de pesca, aunque lo fue desde el punto de vista de la meteorología ya que el sol y las buenas temperaturas hicieron disfrutar del día a los intrépidos pescadores. La jornada resulto desigual por ríos y valles, las perspectivas eran buenas pero los resultados no lo fueron tanto.

Los factores pudieron ser varios, según indica José Pablo Manau, técnico de la Federación Aragonesa de Pesca, “desde que las temperaturas bonancibles de los días precedentes hicieron aumentar el caudal de algunos ríos y ello repercutió negativamente en la actividad de las “pintonas”, como el poco caudal de otros ríos, regulados por presas y con aguas totalmente cristalinas lo que dificultaban la pesca. Algunos también añadirán los consabidos problemas que están causando las garzas y los cormoranes, sobre todo estos últimos y que realmente están perjudicando a nuestros ríos y a nuestra reina de los mismos la trucha. Como en la pesca todas las opiniones valen, el resultado final de esta jornada resultó según le fue a cada uno”.

La temporada arrancó con muchas ganas e ilusión y como ya se ha comentado en algunos valles y escenarios se dieron buenos resultados. En el valle y cuenca del Aragón las capturas no fueron muy abundantes pero la causa estuvo en el aumento de caudal de los ríos Veral, Aragón Subordán y el mismo Aragón, lo que motivo aguas frías y la poca actividad de los truchas. Los ríos y cotos de esta cuenca estuvieron muy concurridos y se sacaron algunos ejemplares de gran tamaño, una trucha paso de los tres Kg. y varias sobrepasaron el kilo y medio de peso, se pescaron en los cotos deportivos Río Aragón y Canal de Berdún, que no fueron muy pródigos en capturas a pesar de lo bien preparados que se encontraban por la labor realizada por las sociedades gestoras de Mayencos de Jaca y Pescadores del Pirineo de Huesca.

En la cuenca del Gállego paso lo que viene ocurriendo en los últimos años, capturas pequeñas en las aguas libres del mismo y en el coto de Oliván pocas truchas pero las que salieron de buen tamaño. Es un coto que da lo mejor de si mismo a partir de finales de mayo. En los deportivos de Mallos de Riglos, Santa Quiteria y Sotomolinos, buena presencia de pescadores y algunas capturas mas por las repoblaciones realizadas. En el río Ara, las aguas muy frías y tan cristalinas dieron como resultado pocas capturas, pero algunas de buen tamaño en el coto de Boltaña y aguas abajo del mismo hasta su desembocadura en el Cinca. Flojo el coto social de Fiscal.

En los cotos del Cinca, respondió a las expectativas el coto social de Lafortunada en el que se consiguieron abundantes capturas; Labuerda fue muy irregular, bajaba bastante caudal y solamente por la tarde y a última hora los que aguantaron consiguieron capturas.

Los deportivos de El Grado Enate y Monzón, cumplieron con su misión, aunque no estuvieron tan concurridos como otros fines de semana. El río Ésera tenía el aliciente de los nuevos límites del coto social de Campo y respondió bien, pues la mayoría de los que lo visitaron hicieron el cupo de capturas. Ventadillo fue muy difícil de pescar por la escasez de caudal y la gran cantidad de algas que tiene el río; aun así salieron algunas truchas. También recibió buen número de visitantes el deportivo de Santaliestra, pero no dio el mismo juego que el de Campo.

En el Isábena el coto de Veracruz con muy poco caudal y aguas muy claras las dificultades fueron máximas y el resultado, escasez de capturas. El Noguera Ribagorzana es casi todo él, cotos deportivos, la temporada en el mismo ya se había abierto desde el pasado día 10 sábado, también ha comenzado flojo, salvo el intensivo de Sopeira.

En el pre-pirineo destacar el coto deportivo de Arguis con gran asistencia de pescadores, cosa que es habitual todos los fines de semana, y que la buena gestión de la Delegación Provincial de la FAPyC hace las delicias de peques y mayores con las repoblaciones que se realizan todas las semanas.

Como resumen se puede decir que no es un mal comienzo, pero tampoco bueno, aunque queda la esperanza de que cuando las condiciones de los caudales de los ríos mejoren y mientras baje agua por los mismos, la temporada puede ser mejor que la pasada. Se está condicionado al deshielo de la nieve que afortunadamente está cayendo, a las lluvias de la primavera y a las tormentas del verano.

Comentarios