CREFCO afirma que "Fomento condena al abandono al Canfranc"

Después de haber paralizado la modernización de la línea Huesca-Canfranc, que de haberse realizado tal como se planteó en 2003 estaría ahora a punto de concluirse, y a solo dos meses de las elecciones regionales y municipales, el Gobierno ha sacado a concurso un "estudio de viabilidad de una variante de la línea Huesca-Jaca por la Sierra Caballera". Desde la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) se denuncia una vez más “la postura del Ministerio de Fomento que, con el inexplicable apoyo de la Diputación General de Aragón, condena al abandono al ferrocarril de Canfranc”.

La licitación del estudio de viabilidad que ahora se anuncia- dice CREFCO- “no es una buena noticia para la recuperación de esta línea ferroviaria que debería comunicar Aragón con Francia y prestar un eficaz servicio público de transporte a las poblaciones situadas a lo largo de la misma. No lo es porque, con el señuelo de una hipotética mejora de trazado, ha paralizado una reforma posible, técnica y económicamente, que hubiera permitido mejoras importantísimas en el transporte de viajeros y mercancías, además de hacer honor al acuerdo al que se llegó con Francia en las "cumbres" de Santander y Perpignan. La República Francesa ha incumplido su parte, pero ahora también lo hace el Reino de España, renunciando al que hubiera sido el principal instrumento de presión para conseguir la reapertura del ferrocarril entre Canfranc y Olorón”.

“Pero no es solo que no se cumpla lo acordado en 2000 y 2001, y por tanto se haga más difícil la recuperación de la línea internacional, - prosigue CREFCO- es que con el estudio de viabilidad se condena a la línea a seguir en sus actuales y lamentables condiciones durante, al menos, diez años más. Es el tiempo mínimo que pasaría, en el supuesto de que se acometiera la variante, hasta que la misma estuviera construida, ya que al estudio de viabilidad (dos años) deberá seguir otro informativo (de uno a dos años), otro de impacto ambiental (dos años) y, finalmente, la adjudicación y realización de la obra que, al incluir un túnel bitubo de más de diez kilómetros en un terreno de geología complicada por inestable, no costaría menos de seis u ocho años. Así pues, la decisión del Ministerio de Fomento aplaza la modernización del Canfranc hasta 2018 o 2021”.

“Y no es solo cuestión de plazo, - afirma la coordinadora- es que no es probable que se haga. El coste de una obra de estas características sería tan elevado, que no se justifica para dar servicio a una población (Jacetania y Alto Gállego) que escasamente supera los 20.000 habitantes. Así pues, lo más probable es que el estudio de viabilidad sea negativo desde el punto de vista económico. Al menos hasta que se haga la travesía central del Pirineo que, si es que finalmente se hace, no será nunca antes de 2030. Para la reapertura del Canfranc no hace falta la variante que ahora se va a estudiar, ya que al mantenerse el trazado de la línea en los valles de Canfranc y Aspe, con claras limitaciones de capacidad y velocidad, no tiene ningún sentido construir debajo una infraestructura de mucha mayor dimensión. Si se hiciera, nos conduciría a una situación tan absurda como la que se da actualmente con el túnel de Somport y la carretera de acceso por Francia”.

“Finalmente, y no por ello menos importante, está la cuestión de que la variante que impulsan Fomento y la DGA amenaza con dejar sin ferrocarril a Ayerbe y la Hoya de Huesca. En Crefco no solo luchamos por la reapertura del Canfranc, sino porque este ferrocarril sea el modo de transporte eficiente y respetuoso con el medio ambiente que los habitantes del Pirineo y del Prepirineo, y los turistas que allí acuden, necesitan. Para nosotros, el Canfranc no debe servir solo al transporte internacional de mercancías, sino también a las necesidades cotiadianas de desplazamiento de las personas. Desde este punto de vista, no tiene ningún sentido hacer una variante que prive del ferrocarril a Esquedas, Plasencia del Monte, Ayerbe, Riglos, La Peña y Anzánigo, para que discurra por un túnel, puesto que en las entrañas de la Sierra Caballera, que nosotros sepamos, no vive nadie”, concluye el comunicado de CREFCO.

Comentarios