Cartas al Director: Compromiso de luchar por las Competencias Plenas del Agua

PAREn el Día Mundial del Agua, el Partido Aragonés (PAR) renueva ante la ciudadanía aragonesa su compromiso por trabajar, día a día, por conseguir para Aragón las competencias plenas en materia de agua. En el PAR, estamos convencidos de que Aragón no tendrá garantizadas sus necesidades y sus obras de regulación mientras no tengamos plenas competencias.

La ejecución desde Aragón de las obras hidráulicas planificadas por el Estado, la concesión de caudales, las autorizaciones de vertido, las autorizaciones de obra en el dominio hidráulico o el ejercicio de la función ejecutiva de policía del dominio público hidráulico son competencias irrenunciables para el PAR. El nuevo Estatuto de Autonomía de Aragón dará nuevos pasos en esa dirección hacia el autogobierno que siempre hemos propugnado en el PAR.

 

Aragón está demostrando una gran experiencia y responsabilidad en la gestión del agua. Los acuerdos alcanzados en la Comisión del Agua de Aragón son hitos históricos que van a permitir avanzar hacia un desarrollo socioeconómico sostenible. Como dice nuestro presidente, José Ángel Biel, el futuro de Aragón pasa por un adecuado uso del agua, y para administrarla hay que regular nuestros ríos, desde el consenso y el respeto a todas las posiciones.

Exigimos además que Aragón esté adecuadamente representada en los futuros órganos de planificación, así como en todos los órganos de gobierno de las confederaciones hidrográficas, especialmente en la del Ebro. Pedimos justicia con una Comunidad, Aragón, que aporta casi la mitad de la superficie de la cuenca hidrográfica del Ebro, casi la mitad de la población de toda la cuenca y casi el 40 por ciento del caudal medio del Ebro en régimen natural.

 

Estaremos muy vigilantes con la reforma de la Ley de Aguas, que pretende consagrar el aplastante peso del Estado frente al de las Comunidades Autónomas en todos los órganos de planificación hidráulica, como el futuro Comité de Autoridades Competentes, y quitar el voto de las Comunidades en los Consejos de las Demarcaciones y en el Consejo Nacional del Agua. En el Estado de las Autonomías, este esquema no es aceptable.

 

También denunciaremos cualquier intento de perjudicar a Aragón en la revisión del Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro. Estamos preocupados, por que no vemos una voluntad clara y real, por parte del Estado, de afrontar esta revisión desde el necesario acuerdo con todas las Comunidades Autónomas. No basta con la participación: queremos el acuerdo.

 

Nos vemos en la obligación de denunciar que Aragón se enfrenta a una nueva y muy grave amenaza en política hidráulica estatal. Aragón se juega demasiado en la revisión del Plan Hidrológico: cualquier alteración que no cuente con el respaldo de nuestra Comunidad seria una amenaza inasumible para nuestro futuro.

 

Pedimos que Aragón no sea tratada como un interlocutor más, sino como la voz principal en este proceso de reforma del Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro. Desde el Partido Aragonés, vamos a defender, a capa y espada, las Bases de la Política del Agua en Aragón (aprobadas por las Cortes y el Gobierno de Aragón) y todas las resoluciones aprobadas en las Cortes autonómicas. Cabe destacar, por su especial trascendencia, la resolución de las Cortes de Aragón, de 15 de septiembre de 2005, aprobada tras el Debate sobre el Estado de la Comunidad, que instan a que el Gobierno de la Nación ejecute las obras contempladas en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro y en el Plan Hidrológico Nacional, con las modificaciones aprobadas en la Comisión del Agua de Aragón, como paso previo a cualquier modificación del Plan de Cuenca.

 

Ésa es pues la postura del PAR: nos opondremos frontalmente a la revisión del Plan Hidrológico de Cuenca actual en tanto en cuanto no se acometan las obras del actual Plan de Cuenca, tal como pidieron las Cortes de Aragón en septiembre de 2005. Y, por ello, no participaremos, como partido, en ningún debate encaminado a esta revisión mientras no se establezca un marco político que garantice el acuerdo con Aragón.

 

Muchos son, pues, los retos y las amenazas. Incluida la siempre latente del trasvase. Pero amplio es también el horizonte para avanzar en la gestión del agua desde Aragón, una Comunidad pionera en aspectos como la participación social, la depuración y la proyección internacional. Un camino irrenunciable para el Partido Aragonés.

Comentarios