Cartas al Director: “La política, los políticos y el ciudadano”

Trini Rincón

Candidata a la Alcaldía de Huesca

Izquierda Unida

La independencia de un medio de comunicación se evalúa contestando a la pregunta ¿independiente ...de qué? Los grados de libertad resultantes quedan manejados por los profesionales, siempre teniendo en cuenta la capacidad de influencia que tienen sobre el ciudadano.

Y ahí es, en el lenguaje de los hechos y resultados, donde comprobamos, con pesar, lo que intentan y consiguen los grandes medios de comunicación: adeptos versus librepensadores. Ellos deciden la importancia de los asuntos al dedicar más o menos tiempo a la noticia y luego tratan de influir para predisponer nuestro posicionamiento.

Se trata de que en el tiempo que dura el programa de radio o televisión tomemos partido por una tesis ó su contraria (casi nunca hay más de dos posibilidades) y, a ser posible, visceralmente. De tal manera que los medios de comunicación, controlados por empresarios afines a una u otra ideología, se utilizan para ser la “conciencia política”. Tan extensa es ésta práctica que se acude a un medio de comunicación para saber qué se tiene que pensar ante determinado asunto, circunstancia ó hecho. Estamos más condicionados políticamente por la interpretación del hecho que por el hecho mismo

La utilización partidista, la confrontación, la ocultación y las formas producen el efecto deseado: que las mayorías silenciosas (aquellas que con su voto pueden inclinar la balanza en unas elecciones) se “asqueen” de la política y de los políticos.

Desde Izquierda Unida del Altoaragón os animamos a pensar, a ser librepensadores; a buscar nuevos horizontes para lo posible.

No nos mediaticemos: cambiando las normas se pueden cambiar las relaciones sociales, es una cuestión política. Es posible repartir y que no exista la pobreza. Es posible una economía centrada en las necesidades por encima del beneficio. Es posible un progreso que no deteriore el medio que habitamos. Es posible la convivencia entre personas con culturas diferentes siempre que la razón anteponga lo humano a la ideología. Son posibles unos servicios públicos que cubran en cantidad y calidad nuestras necesidades. Es posible la participación en las decisiones políticas de las instituciones empezando por nuestros ayuntamientos. Es posible sentirnos ciudadanos y, por tanto, colectivo.

Son posibles tantas cosas ...y a la vez tan imposibles si pensamos que el mercado, el capital ó que decidan por mí es la solución para los problemas colectivos, de los ciudadanos.

Comentarios