Primer ejemplar de pigargo europeo que se observa en Aragón

Pigardo

Técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón observaban en febrero un ejemplar de pigargo europeo en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es la primera vez que aparece en esta Comunidad Autónoma un ejemplar de esta especie, cuyo comportamiento es "divagante, invernal, irregular y muy escaso". Según el Libro Rojo de las Aves, en España sólo se ha registrado en cuatro ocasiones la presencia del pigargo europeo: en l'Albufera de Valencia, en dos ocasiones; en Castellón; y en el Delta del Ebro-Tarragona. Los pigargos son "aves inmensas; el europeo, en concreto, es el más grande, con una longitud que oscila entre 70 y 90 centímetros, y una extensión de alas de 2 a 2,5 metros". También se han podido ver ejemplares de buitre negro, que están apareciendo esporádicamente en el espacio del Parque desde el año 2004.

Técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido pudieron documentar el pasado mes de febrero la presencia de un ejemplar de pigargo europeo (Haliaaetus albicilla). Se trata de la primera vez que se cita la presencia de este animal en Aragón, y constituye una de las escasas referencias también en el resto de España. Las imágenes han podido tomarse gracias a una cámara de video robotizada y que funciona por control remoto para poder realizar un seguimiento de la fauna. Además, también en el entorno del Parque se pudo observar un ejemplar de buitre negro, especie que está apareciendo esporádicamente en este espacio desde el año 2004.

 

Según el Libro Rojo de las Aves, en España se ha registrado en cuatro ocasiones la presencia de pigargo europeo: en l´Albufera de Valencia (1887 y 1916), Castellón (1942) y Delta del Ebro-Tarragona (1953). Todas las citas se refieren a ejemplares solitarios que fueron cazados. Los pigargos son aves inmensas y entre ellos, el europeo es el más grande, con una longitud que oscila entre 70 y 90 centímetros y una extensión de alas de 2 a 2,5 metros. Es un ave sociable con su propia especie y no es raro ver miembros de esta especie comiendo juntos aunque de adultos se mantienen solitarios o en pareja. Se le considera un ave con un comportamiento divagante, invernal, irregular y muy escaso.

 

SEGUIMIENTO DE LA FAUNA

 

Los técnicos del Parque Nacional de Ordesa disponen desde el pasado año de un dispositivo fijo de vigilancia con una cámara de video robotizada, que permite la observación a distancia y en tiempo real de las actividades de la fauna desde un punto de recepción de señal de video a cierta distancia.

 

Mediante control remoto, se reciben las imágenes de distintos ejemplares en una televisión que dispone de un equipo grabador de imágenes en disco duro y DVD. La cámara se controla con una consola operativa que permite realizar panorámicas con un giro de 360 grados en horizontal así como manejar el zoom óptico con autofoco y autoiris.

 

Las imágenes registradas permiten a los técnicos realizar seguimiento individualizado de los ejemplares en lo relativo al plumaje, marcas alares, anillas emisoras, comportamiento morfología, coloraciones, interacciones o relaciones, entre otros. Las grabaciones de imágenes con contenido interesante desde el punto de vista del seguimiento del medio natural se tratan con un software generando una copia con nombre y fecha que es archivado.

 

El pigargo europeo se encuentra desde Groenlandia hasta la costa del Pacífico de Asia. Se le documenta desde el nivel del mar hasta los 2.000 metros de elevación. En Europa se ve en el Mediterráneo pero es más frecuente al norte del continente. Habita en las costas y en las proximidades de los depósitos y cursos de agua, y se alimenta de peces y aves acuáticas que atrapa con los talones o las roba a otras rapaces.

 

BUITRE NEGRO

 

También se han realizado avistamientos de buitre negro, una especie de la que ya se han observado ejemplares en el Parque de manera esporádica. En 2004 se observaron cuatro casos, en tres de ellos se trataban de aves marcadas dentro del proyecto de reintroducción en el macizo central francés. El buitre negro es la única especie de su género y uno de los pocos buitres que se pueden encontrar en Europa, junto con el buitre leonado, el alimoche y el quebrantahuesos. La envergadura media de esta especie es de 250 centímetros. El plumaje es negro, salpicado de marrón oscuro en el dorso. El cuello y parte de la cabeza son negros, desprovistos de plumas y el pico destaca por su color gris claro.

 

Su principal área de distribución es asiática. En Europa se puede encontrar en Crimen, Grecia, y varias islas mediterráneas así como en el suroeste de la Península Ibérica. Vive en roquedos y barrancos con abundante vegetación. Es de carácter solitario y rara vez emigra. Los buitres negros son escrupulosos a la hora de comer carroña. Cuando se acercan a un cadáver de mamífero lo hacen con rapidez, antes de que lleguen otros buitres y evitan comer las vísceras.

 

Comentarios