El gluten, hasta en la sopa

Lorenzo Río

Gracias a Dios las cosas avanzan, la sociedad también y hoy día, una palabra como gluten ya no nos resulta tan desconocida. Prácticamente todos conocemos a alguien o hemos oido hablar de alguien que es celiaco y que padece de esta intolerancia al gluten. Y cada vez más porque cada día se diagnostican más casos de celiaquía, y no porque ahora haya más que antes, sino porque desde hace un tiempo, esta mal llamada enfermedad se conoce más y se detecta más. No obstante, todavía quedan muchos, un porcentaje muy importante de los celiacos, que bajo unos síntomas a veces no fácilmente identificables, sufren de esta intolerancia pero no lo saben.

El día a día de un celiaco ha cambiado mucho en los últimos años. Algo tan sencillo como tomarse una cerveza ha sido hasta hace muy poco algo imposible para quienes sufren esta intolerancia. Ahora ya hay alguna marca que comercializa cerveza sin gluten. O por ejemplo, comer un caramelo. Quién nos diría que un simple caramelo puede llevar también gluten... pues lo lleva y ahora, la Asociación Aragonesa de Celiacos, ha conseguido que, por ejemplo, los caramelos oficiales de la Expo 2008, se fabriquen sin gluten, igual que los que se lanzaron en la Cabalgata de Reyes del mes de enero en la ciudad de Jaca.

Las cosas avanzan, insisto, aunque a veces no de forma tan rápida como nos gustaría. Resulta curioso saber que los coemdores de muchos colegios de Huesca, no incluyeron un menú para niños celiacos hasta hace muy poco. Cuando menos "curioso", digo de nuevo, siendo que desde hace años, sin embargo, sí que se servían menús especiales para aquellos niños que por sus creencias religiosas no pudiesen comer determinados alimentos. Y eso que la celiaquía es una cuestión de salud... Esto nos tendría que hacer reflexionar sobre muchas cosas.

Comentarios