Un Walqa en Alcalá de Gurrea

Desde biocombustible hasta energía fotovoltaica, pasando por la fabricación de abonos orgánicos, son algunas de las actividades industriales de las empresas ubicadas en el polígono industrial “Sasoverde”. Ubicado dentro del término municipal de Alcalá de Gurrea, este polígono agroambiental nació de la colaboración entre el ayuntamiento de Alcalá de Gurrea, la universidad de Zaragoza y el Gobierno de Aragón hace ya siete años. Hoy, se habla de una inversión de 42 millones de euros, además de generar entre 40 y 50 puestos de trabajo directos.

Hace siete años ni siquiera estaba aprobado el protocolo de kioto, pero un municipio de la Comarca de la Hoya, Alcalá de Gurrea, apostó por las energías renovables. En las inmediaciones de este pueblo, se encuentra el polígono industrial Sasoverde, una zona industrial con una clara vocación al cuidado del medio ambiente.

“Sasoverde” cuenta con una superficie bruta de 41 hectáreas, de las cuales entre el 80 y el 90 % están dedicadas a suelo industrial. Entre las empresas que han elegido este municipio para instalarse destacan Entaban, recientemente inaugurada y dedicada a la producción de biocumbustible (una apuesta segura, ya que en el año 2010 todo combustible caracterizado como gasoil o nafta, deberá ser mezclado con un porcentaje del 5 por ciento de biodiesel o bioetanol) y Compost del Pirineo orientada a la fabricación de abonos orgánicos.

En unos meses, Alcalá de Gurrea será otra vez noticia, ya que la empresa GEF (Global Environment Facility) ha elegido este polígono para instalar el mayor parque fotovoltaico de Aragón con una inversión entre los 14 y 15 millones de euros. Se estima que conseguirá producir 2 megavatios, es decir, 20 parques de 100 kilovatios.

Antonio Serrano, director del proyecto del polígono industrial, señalaba por qué se optó por Alcalá de Gurrea para la creación de esta zona industrial agroambiental: “En primer lugar, por la disponibilidad de suelo. También hemos valorado que los propios agricultores de la zona tuvieran capacidad para suministrar suficientes materias primas. Alcalá de Gurrea es el primer pueblo en sistema de riego, tiene agua –al lado está La Sotonera-, gaseoducto y un parque eólico, necesario para el futuro parque eólico. Serrano aventuraba que posiblemente se llegue a producir hidrógeno en "Sasoverde".

Muchos llaman ya a este polígono agroambiental Walqala, por su semejanza a las innovaciones tecnológicas industriales con el conocido parque tecnológico oscense, Walqa.

Comentarios