El Foro Monzón 21 obtiene una buena respuesta

La implantación de la Agenda 21 Local de Monzón, enmarcada en el programa de la DPH, sigue su curso, y por lo que se vio el encuentro en el salón de actos de Ibercaja, el proceso ha despertado el interés de los agentes sociales (asociaciones, empresas, sindicados, ecologistas...) y los ciudadanos a título particular. Unas setenta personas participaron en la reunión de constitución del Foro Monzón 21, y buena parte de ellas ya expresó opiniones y planteó sugerencias. Oficialmente, el Foro como tal se constituirá el 20 de abril, fecha en la que todos los que quieran involucrarse firmarán su compromiso (ahora estudiarán la documentación). En las siguientes convocatorias se trabajará en grupos y en plenario (en aras a una mayor eficacia). La previsión es celebrar una asamblea cada mes de aquí al verano.

La técnico de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Pilar Ibarz, y las de la empresa PRAMES encargadas de desarrollar el programa, Teresa Moreno y Mar Fábregas, recalcaron el espíritu de la Agenda 21: “Hacer una ciudad más habitable, equitativa y viable desde el punto de vista medioambiental, y trabajar con la meta del desarrollo sostenible. En otras palabras, dibujar cómo queremos que sea el Monzón de 2030”. El Foro Monzón 21 -recordamos- es “un espacio para debatir, exponer y llegar a acuerdos; los ponentes serán los ciudadanos, los agentes económicos y sociales y los portavoces del gobierno local que harán propuestas para consolidar en el municipio el desarrollo sostenible, y su principal finalidad es el fomento de la corresponsabilidad y la participación pública en la vida municipal para mejorar la calidad de vida de las generaciones presentes y las futuras”.

En 1992, la Cumbre de Río definió el desarrollo sostenible como “aquél que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas”.

Los asistentes, uno a uno, dijeron su nombre y la razón de su presencia (bien a título personal, bien en representación de una entidad), y en cuatro palabras resumieron las “luces y sombras” de la Agenda 21. Todos coincidieron en que el proceso es “oportuno y muy positivo”, y felicitaron al Ayuntamiento por promover un foro en el que la participación ciudadana no tiene límite y le da carta de naturaleza. Lo anterior define las luces.

Las sombras: A pesar de la campaña de publicidad y las apariciones en prensa, la Agenda es una “desconocida” para muchos vecinos. El nombre Agenda Local 21 “no engancha” al ciudadano medio, no le insinúa de golpe cuáles son sus contenidos y objetivos. Será malo que el proceso se dilate varios años en el tiempo. ¿Las resoluciones del Foro se quedarán en una mera declaración de intenciones o involucrarán de alguna forma a las administraciones? Y Es necesario que en los grupos de trabajo haya equilibrio de representación entre los intereses medioambientales, económicos y sociales.

Por otra parte, PRAMES viene haciendo desde hace un año el trabajo de diagnosticar la “salud medioambiental” de Monzón, y en mayo pasado encuestó a casi cuatrocientos residentes para conocer la percepción que tienen de la ciudad. Esta documentación la utilizará el Foro para comenzar a trabajar. Aquí van algunos apuntes de lo que da de sí la lectura de las entrevistas: Al 94 por ciento de los encuestados le gusta vivir en Monzón. Uno de cada cuatro lo valora “todo”, y uno de cada cinco, la tranquilidad, la naturaleza, la gente y el ambiente. Al 18 por ciento le desagradan los hábitos nocivos (drogas y alcohol), y al 12 por ciento el tráfico y las obras. El 16 por ciento no sabe o no contesta, lo que se interpreta en positivo. Problemas generales por orden de importancia: la emigración (26,7%), el acceso a la vivienda (23,16) y el empleo (17). Servicios: los equipamientos deportivos, el agua, el alumbrado público y la recogida de basuras, en general, satisfacen; y suspenden los estacionamientos públicos (tampoco gustan las zonas azules). Problemas medioambientales: contaminación (37,7%), tráfico excesivo (18), contaminación del aire (11,7) y contaminación acústica (8,4). Demandas: más actividades juveniles, crear más espacios verdes, disminuir las listas de espera de los centros sanitarios, más aparcamientos, y que se aceleren las obras de la variante.

Comentarios