Enrique Calvera, Delegado de Patrimonio de la Diócesis Barbastro Monzón; "Al final se impondrá la Justicia Vaticana"

Las Jornadas sobre el Patrimonio aragonés emigrado, organizadas por el Centro de Estudios de Monzón y Cinca Medio, CEHIMO, han finalizado con una mesa redonda en la que se ha tratado el papel de las Asociaciones en las reivindicaciones del patrimonio aragonés, y del estado de la cuestión de los bienes patrimoniales ante la nueva situación. En ella han participado el delegado de Patrimonio Cultural del Obispado Barbastro- Monzón, Enrique Calvera y la presidenta de APUDEPA, Belén Boqui.

Calvera ha valorado positivamente las Jornadas, ya que tras los muchos años de litigio se corre el peligro de que la cuestión caiga en el olvido, a la vez que ha recordado el momento actual, marcado por los últimos acontecimientos en la Diócesis de Lérida. Al frente de la misma se encuentra un Administrador Apostólico, hasta que sea nombrado el Obispo titular, tras el verano. El Administrador, según Calvera, ha mostrado interés en informarse por esta cuestión, aunque no puede tomar ninguna decisión de las que competen al Obispo. El delegado de Patrimonio de la Diócesis Barbastro Monzón, no ve cercana la devolución de los bienes aunque confía en que finalmente se imponga la justicia Vaticana.

Calvera ha añadido que “ha sido inevitable en este litigio que los políticos tomaran parte, si bien los aragoneses han sido más prudentes”.

Por otro lado, Belén Boqui, presidenta de APUDEPA, Asociación de Acción Pública para la defensa del Patrimonio Aragonés, ha destacado que en esta cuestión se debe sensibilizar a los ciudadanos. “Todos tenemos que hacer algo, porque es un tema de cultura y de bienestar social”, según Boqui.

Estaba prevista la presencia en estas Jornadas de Javier Ferrer, Catedrático de Derecho Canónico de la Universidad de Zaragoza, que finalmente no ha asistido a las mismas.

Comentarios