UAGA cumple 30 años de su asamblea constituyente

El 3 de abril de 1977 se celebró en La Puebla de Alfindén la Asamblea Constituyente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, tras varios intentos anteriores abortados. Más de 3.000 personas llegadas de todos los pueblos de Aragón, participaron en aquel acto que significó “la materialización de un movimiento sindical espontáneo y voluntarista que sintonizaba bien con el sentir mayoritario del mundo rural menos acomodado”.

Ese año, en el mes de marzo, los agricultores y ganaderos se movilizaron reiteradamente con sus tractores en protesta por las nuevas cuotas a pagar a la Seguridad Social, el alza de los precios de los aperos y abonos, el estancamiento del precio de los productos agrarios, y sobre todo para obtener el reconocimiento del sindicato como canalizador de las demandas campesinas. Ese fue el detonante para la constitución de una “organización democrática del campo”.

La Ley de Libertad Sindical de 1977 y la legalización de UAGA permitieron que la organización pudiera, tímidamente, comenzar a negociar con la Administración, las empresas o los partidos políticos. Pocos meses después, en septiembre de 1977, se celebró la I Asamblea General de UAGA en Zaragoza, en el Colegio Pignatelli.

La primera acción de UAGA una vez legalizada fue cortar de raíz la financiación del sindicato vertical, para lo que inició una campaña a favor de no pagar la cuota sindical obligatoria, que se desembolsaba como tasa estatal, conjuntamente con la contribución rústica, y que en 1976 suponía 3.000 millones de pesetas (la contribución rústica apenas alcanzaba los 2.000 millones de pesetas).

En estos 30 años en defensa de la agricultura familiar, UAGA no ha dejado de movilizarse como elemento de presión para conseguir sus reivindicaciones, ni de informar, mediante Asambleas, de todos los temas que afectan al sector. Así mismo su lucha se ha centrado en dignificar la profesión de agricultor y en mejorar las condiciones de vida en el medio rural.

Comentarios