Cosehisa Monzón disfruta, tras conseguir la salvación en la liga EBA

Era muy importante para el Club Baloncesto Monzón el mantenerse en la Liga EBA un año más sin tener que esperar a la remodelación de los grupos o a la repesca federativa. Y era importante por varios motivos: volver a dar una alegría a la afición, demostrar que sigue siendo un equipo de liga Eba y, sobretodo, tener más tiempo para trabajar de cara a una nueva temporada.

El Club Baloncesto Monzón llevaba dos años acudiendo a los despachos para seguir en la Eba lo que llevaba al club a tener que esperar a última hora a confeccionar la plantilla. Este año podrán hacerlo con tranquilidad y volver a acometer un nuevo proyecto sin prisas, pero con la necesidad de construir un equipo que devuelva a la afición la alegría de años atrás. Al comienzo de temporada, tras el fichaje de Jonathan Ramírez, se hablaba de mirar hacia la fase de ascenso, pero problemas de todo tipo: personales que afectaron al técnico Arturo Sañudo hasta que dejó el banquillo sin poder desplegar todo su potencial como técnico, la lesión de Jordi Muñoz y otros problemas puntuales con jugadores en forma de lesión Rubén Sánchez o Carlos Soteras hacían que en vez de mirar hacia arriba, el equipo se quedará sumido en los puestos de descenso.

La segunda vuelta ha demostrado que, efectivamente, había equipo para estar arriba a lo que contribuyó la vuelta al banquillo de Joaquín Arnal, la recuperación de Jordi Muñoz y la incorporación de Marcos Gamero, un jugador con muchas ganas de hacerlo bien. Estos factores transformaron al equipo que empezó a conjuntarse y a ver a las posibilidades que daban Eduard Villacampa y Marc Sobrepera, sobretodo el primero antes de su lesión, ha demostrado ser un pívot con mucho futuro terminando entre los mejores reboteadores de la liga. A los nuevos, se añadió la recuperación de Sánchez y Soteras que volvían a dar más opciones a Cosehisa, que termina jugando de base con Ramón Bordas. El trabajo de Ramírez en anotación y la presencia de Álvaro Blanco y Sergio García desde el banquillo ha hecho que Cosehisa obrará el milagro y a falta de dos partidos en Granollers y frente a Universidad en casa ya estén salvados.

Si entramos en los ranking, se demuestra que Cosehisa tiene buenos jugadores ya que Eduard Villacampa y Jordi Muñoz están entre los mejores reboteadores, Ramírez es el mejor anotador del grupo C y Muñoz mantiene el record de mejor valoración de todas las jornadas; por citar algunos ejemplos.

Cosehisa tiene ante sí el reto de disfrutar los dos partidos que quedan y preparar una gran fiesta para despedir la temporada ante Universidad de Zaragoza para dejar un buen sabor de boca. Mientras tiene unos meses para preparar el nuevo proyecto que lleve al baloncesto de Monzón, si puede, a una superior categoría para ello sabe que tiene que buscar técnico para el banquillo, ya que Arnal no va a continuar, y mantener a jugadores de “ casa” como Jordi Muñoz o Gamero junto a jóvenes promesas para comenzar a edificar el nuevo Cosehisa.

Comentarios