La inestabilidad meteorológica no asusta a los romeros en el Día de la Alegría de Monzón

Alegría Monzón

Cientos de romeros cumplían con su cita anual del Lunes de Pascua con la Virgen de la Alegría. Este año se contaba con la presencia del Obispo de la Diócesis Barbastro- Monzón, Alfonso Milián, que presidía los actos centrales de la jornada en la que se combina la devoción a la virgen con lo lúdico en una jornada en la que la inestabilidad meteorológica en la que se han alternado nubes con claros y alguna precipitación, no ha desanimado a los asistentes. Un año más el Obispo que alterna su presencia en la romería de Monzón con la del Pueyo en Barbastro, se ha vuelto a sorprender por la cantidad de público que pasa por el camerín de la Virgen. Alfonso Milián ha pedido precisamente que haya alegría a la Virgen.

El alcalde de Monzón, Fernando Heras, acudía junto a concejales del Ayuntamiento de Monzón a esta cita, una de las más queridas por los montisonenses.

A preguntas de los medios de comunicación, Fernando Heras, volvía a recordar al Gobierno de Aragón que la decisión del Obispado Barbastro- Monzón es clara a la hora de acoger los bienes emigrados en la sede compartida de Monzón y Barbastro y no únicamente en el Palacio Episcopal de Barbastro, como se viene afirmando desde la DGA.

El “ Día de la Alegría” es una fecha muy señalada en Monzón puesto que supone por un lado el aspecto religioso de encomendarse a la virgen de la Alegría y por otro el aspecto lúdico con la comida familiar o de amigos. La imagen de la falda de la ermita repleta de peregrinos se ha vuelto a repetir, junto al reparto de longaniza, roscón y vino y la actuación de Aires Monegrinos. La novedad de este año se había centrado en la grabación de un video clip a cargo del grupo local Llave de Paso de su tema Vivir el Presente dónde los romeros iban a hacer de extras en un concierto improvisado. Finalmente, como confirmaba el presidente del Patronato de Festejos, nos se podía llevar a cabo.

La Asociación Virgen de la Alegría, encargada del mantenimiento del entorno, ha acondicionado para la ocasión la plaza central de 1.500 metros cuadrados con zahorra natural, mientras que los “ sabaderos”, grupo de voluntarios que acuden los sábados a la ermita, han trabajado en la mejora del entorno. El presidente de la Asociación, José Antonio Heras, se mostraba muy contento, un año más de cómo había transcurrido la jornada y recordaba las obras acometidas.

Antaño era tradicional el subir en carros, pero ha caído en desuso y prácticamente no hay ninguno, asimismo el colorido lo ponen los peñistas con sus camisolas y los más jóvenes han pasado noche a pesar de las inclemencias. Otra de las tradiciones que han ido cayendo es la de comer en la ermita, la prohibición de hacer fuego al aire libre, ha sido la causa fundamental de su reducción, ya que ahora se juntan en torres o casetas.

Con el “ Día de la Alegría” se termina la Semana Santa en Monzón, ya que hoy es fiesta local

Comentarios