El PAR denuncia un retraso de cuatro años en la tramitación del PGOU de Huesca

Fernando Lafuente, portavoz y candidato del Partido Aragonés en el Ayuntamiento de Huesca ha indicado que “el retraso de cuatro años que ha acumulado el texto refundido del Plan General de Ordenación Urbana de Huesca es una evidente muestra de mala gestión por parte del grupo de gobierno y de su máximo responsable el alcalde, Fernando Elboj.

Lafuente dice que el Ayuntamiento de Huesca ha incumplido compromisos institucionales con el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón y con el Justicia de Aragón, pero especialmente ha incumplido su responsabilidad social, situando a muchos oscenses en la inseguridad jurídica porque determinados aspectos, por ejemplo de calificación de suelos, están pendientes desde la aprobación en de ese documento”.

 

En mayo de 2003, el Consejo de Ordenación del Territorio de Aragón (COTA) aprobó el PGOU de Huesca, si bien señaló más de un centenar de prescripciones y recomendaciones, además de dos suspensiones, fijando expresamente en su acuerdo que ‘deberá elaborarse un texto refundido que recoja todas las determinaciones en los términos precisados en el presente acuerdo el cual habrá de ser aprobado por el Pleno Municipal y remitirse en el plazo de cuatro meses al Consejo de Ordenación del Territorio’.

 

“No han sido cuatro meses -explica Lafuente- sino cuatro años, en los que hemos preguntado y exigido reiteradamente para obtener siempre la misma respuesta: ‘en breve se hará’.

El Justicia de Aragón se ha dirigido al Ayuntamiento reclamando ese texto que ultime el PGOU y que resolva la incertidumbre de los ciudadanos que han acudido a él, para que les defendiera del silencio y la pasividad municipal, perjudicial para sus intereses.

 

Para el portavoz y candidato del PAR, “de la misma forma que Elboj niega que sea un fracaso dejar el polígono de las harineras aplazado después de todo el mandato, dirá que este asunto del PGOU no tiene mayor relevancia. La verdad es que este Ayuntamiento, bajo su gobierno, ha sufrido una pérdida de credibilidad institucional ante los vecinos y ante otras administraciones que sólo pueden valorarlo como el lugar donde Elboj ha hecho, deshecho y no hecho a su antojo, en vez de ser una entidad seria, responsable y consecuente”.

 

 

El próximo jueves la comisión municipal de Urbanismo comenzará a analizar, debatir y decidir sobre cuatro de las prescripciones y recomendaciones remitidas en 2003 por el COTA. “Con el volumen de aspectos que deberán poner paulatinamente sobre la mesa -añade Lafuente-, muchos de ellos de gran importancia, la nueva Corporación que elijan los oscenses el 27 de mayo va a recibir otra pesada herencia del actual Alcalde.

 

En concreto la comisión de urbanismo comenzará a estudiar las suspensiones que dictó el COTA para el área contigua al polígono industrial de Martínez de Velasco hasta la vía junto al ‘paseo de la estación’ o para la zona industrial agrícola a ambos lados de la avenida Monegros y la carretera de Sariñena. También abordará algunas prescripciones como la señalada para las ‘Lomas de Cillas’, donde la DGA pidió que se justificara más detalladamente los criterios de ordenación territorial por los que esos suelos no debían ser urbanizables, como recoge el PGOU.

Conociendo las intenciones de Elboj, dice Fernando Lafuente, no sería de extrañar que ahora ya no quiera encontrar esos criterios que antes aprobó, e intente otra vez alterar el Plan y así eludir inconvenientes para esa macrourbanización a tres kilómetros del casco urbano que, a día de hoy, sigue sin tener sentido.

Comentarios