Mildred propone indeminzaciones de 33 días por año trabajado con un tope de 12 años

La empresa pastelera Mildred ha propuesto a sus 398 empleados cobrar 33 días por despido con un tope de 12 años, a partir de los cuales la indemnización comienza a descender. Los sindicatos creen que la oferta es insuficiente y esperan mejorarla en la reunión que han acordado con la propiedad el próximo 26 de abril. Mildred dice que solo tiene 3 millones de euros para hacer frente a las indemnizaciones y niega que haya empresas interesadas en la compra de la industria.

Sindicatos, trabajadores y representantes de Mildred se reunían durante 6 horas en las dependencias de la pastelera para cerrar la cuantía de la indemnización que cobrarán los 398 empleados de Mildred por la extinción de sus contratos.

Los sindicatos a lo largo de la negociación pedían, al menos, 35 días por año para llevar la propuesta a la asamblea de trabajadores con garantías de que el preacuerdo es ratificado por los afectados. Sin embargo la empresa proponía, como última oferta, 33 días por año trabajado con un tope de una anualidad, lo que perjudica a los trabajadores que tienen una antigüedad superior a los 12 años.

No obstante, los trabajadores y sus representantes no daban por cerrada la negociación, de modo que se han citado con la empresa el próximo 26 de abril. A esa reunión exigen que asista el propietario de Mildred, Antonio Ramos.

Los sindicatos quieren llegar a un acuerdo con la empresa, de lo contrario, la negociación tendría que llevarse a cabo con la comisión liquidadora, y a nadie se le escapa que esta última sería todavía menos receptiva a las peticiones de los trabajadores.

Los representantes de la empresa recordaban, en todo caso, que la Comisión negociadora deberá siempre ratificar el acuerdo que ahora se cierre.

No obstante, durante la negociación Comisiones Obreras ha reprochado a Mildred la postura que ha mantenido en todo el proceso de negociación, llegando a denunciar que la pastelera ha urdido una estrategia para que el proceso termine en manos de la comisión liquidadora.

Un inspector de trabajo ha estado mediando entre empresa y sindicatos para llegar a un acuerdo.

Por otro lado, la dirección ha negado que haya interés por parte de alguna empresa en comprar la factoría. Los sindicatos han recordado que si esa venta se realiza tras la extinción de los empleos estaríamos ante una actuación ilegítima por aparte de Mildred.

Arturo Aliaga: "No tiro la toalla en el caso Mildred"

El consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, afirma que no tira la toalla en el caso Mildred. Dice que no puede permitir que se pierda una actividad industrial; por este motivo, mantiene contactos con firmas del sector para ver si se puede cerrar una operación de compra-venta de las instalaciones existentes en Huesca.

Aliaga asegura que mientras exista una mínima posibilidad intentará dar salida profesional a los 398 empleados que han ido al paro (y si no es posible a todos, por lo menos a parte de este conjunto de trabajadores).

El Obispo de Huesca pide apoyo y ayuda para los trabajadores de Mildred

El Obispo de Huesca, Jesús Sanz, ha redactado una reflexión sobre el cierre de la empresa Mildred, mostrando su solidaridad con los trabajadores que han quedado en el paro y pidiendo por una pronta resolución de su situación. Recuerda que, desde Cáritas Diocesana ya expresaron el sentir dolido y solidario que estaba viviendo un colectivo importante de personas, ante lo que, entonces, era la amenaza de cierre. Entonces, pedían a la sociedad oscense, y en especial a quienes tenían capacidad de aportar soluciones, que miraran el problema desde los ojos de quienes más tenían que perder: los trabajadores y sus familias.

Comentarios