El café del presidente y el sueldo de Rajoy

Luis Laiglesia

Me parece de una simpleza superior el que tras dos ediciones del programa “Tengo una Pregunta para Usted”, los medios de comunicación se hayan quedado con la copla de dos preguntas más o menos ocurrentes.

Que Zapatero no sepa lo que vale un café o que Rajoy no quiera desvelar lo que gana, me parece lógico. Y allí hemos estado, a vueltas con las dichosas respuestas, como si no tuviéramos otras cosas de qué ocuparnos en este país.

No creo que Zapatero se dedique a ir pagando consumiciones con los amigotes el fin de semana, lo que le hubiera permitido salir airoso de la pregunta del precio del café. Sin ir más lejos, yo no les podría decir cuanto vale el café de marras, más allá de los 0,45 céntimos que cuesta en la máquina de mi trabajo. Y por eso, les aseguro que me considero una persona apegada a la realidad social, con los mismos problemas que el resto de mis conciudadanos.

Respecto a lo de Rajoy, tengo una opinión muy similar. Seguro que gana un sueldo muy por encima de la media, para eso es el jefe de la oposición. Que no quiera desvelarlo es lo que haríamos el resto de los mortales, ¿o no? Por otra parte su sueldo de parlamentario es público y conocido.

Que durante los tres últimos años hayamos estado debatiendo en todos los medios de comunicación sobre la trama inexistente o sobre el ácido bórico que nadie ha encontrado, y que cuando salimos de ello nos ocupemos del precio del café y el sueldo del jefe de la oposición, me parece más propio de repúblicas bananeras que de un país serio.

Comentarios