El PIR premia la trayectoria del antropólogo oscense Ángel Gari Lacruz con el Truco 2007

Ángel Gari

La Comarca de La Jacetania, a través del Festival de Música y Cultura Pirenaicas, conocido popularmente como PIR, ha decidido premiar la trayectoria del antropólogo Ángel Gari con el galardón Truco 2007, cuyo acto de entrega se realizará en el transcurso de la undécima edición del festival, que se celebrará en Echo los días 6, 7 y 8 de julio.

Nacido en Huesca en 1944, en el seno de una familia dedicada a la enseñanza, y licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Zaragoza, en 1971 leyó sus tesis de licenciatura sobre “Pedro de Arruebo, brujo, mago y hechicero”. Sus investigaciones sobre brujolojía y creencias populares culminaron en su doctorado en 1976 con una tesis sobre La brujería y la Inquisición en Aragón en el siglo XVII. Ángel Gari fue fundador y primer presidente del Instituto Aragonés de Antropología, al que sigue vinculado, y es co-director de la revista Temas. Consejero del Instituto de Estudios Altoaragoneses, es director de su Área de Estudios Sociales.

Desde 1990, Gari es profesor de Antropología en el Master de Gerontología de la Universidad Central de Barcelona. Participó como ponente en congresos históricos como el I Congreso de Brujología de San Sebastián en 1972, el Congreso de Antropología de Tarazona en 1979, el Congreso Internacional sobre la Inquisición en Cuenca también en 1979, el Coloquio Internacional sobre el Aquelarre organizado por la Escuela de Altos Estudios de Paris en 1992 o el Congreso Mundial sobre los Estados Modificados de Conciencia de Lérida en 1993.

Autor, prologuista, miembro de tribunales de tesis doctorales, ha participado en programas como La Clave (“El Satanismo”), Preguntas y Respuestas, o de conductor de dos capítulos de “El Pirineo central en 100 años de fotografía” para la cadena francesa FR3, además de varios programas de “tradiciones andorranas” para la televisión de Andorra en 2001.

Ha publicado dos libros monográficos: “Brujería e Inquisición en el Alto Aragón en la primera mitad del siglo XVII (1991)” y “El uso de las drogas en la brujería y en algunos relatos de magia” (1987), aunque la mayor parte de su gran obra puede considerarse inédita.

Su última gran aportación ha sido la fundación del Museo de Creencias y Religiosidad Popular del Pirineo Central de Abizanda (Sobrarbe), del que es inspirador, fundador y director; y desde el que mantiene una ingente actividad dinamizadora de la cultura. En los últimos años ha inspirado también la organización del ciclo de “Noches mágicas” en la ciudad de Huesca.

Para acercarnos de una forma integral a su personalidad y trayectoria, valgan estas líneas del escritor Antón Castro: “Ángel Gari vio hasta los ocho años, y hoy es decisivo para explicar los enigmas del Altoaragón(…) Gari es un experto en fotografía, un apasionado del cine; ha sido, y es, el maestro irreductible de Eugenio Monesma, es requerido como animador de tradiciones, cultos y rituales. Maneja el Internet, el correo electrónico, nada a diario y es un buceador de archivos. Domina el braille y es un insaciable lector. Es el director del Museo de Abizanda y está vivo, aunque las suertes de la enfermedad le hieren cada vez un poco más. Tiene sus lazarillos y amigos íntimos en el estudio y en la existencia (su mujer Pilar García Guatas es su ángel tutelar, el impulso diario de ilusión, dignidad y ternura que no decrece) (…). Un hombre así, que tiene algo de brujo o de mago, a veces da miedo, pero es un miedo humanísimo, próximo y necesario, porque nos asombra su fe en el conocimiento y esa voluntad indomable de probar a los otros y a sí mismo que, salvo el revés definitivo de la muerte, casi todo es superable. Él podría decir con Borges: “La ceguera me ha enseñado a pensar más, a sentir más, a recordar más y a leer y escribir más”.

Comentarios