Urbanismo con Esquiñones y Latas crispa el pleno de Sabiñánigo

Pleno Ayuntamiento Sabiñánigo

El pleno del Ayuntamiento de Sabiñánigo aprobaba definitivamente con los votos del equipo de gobierno y Chunta Aragonesista el proyecto de reparcelación “Sector Esquiñones” que promueve Contratas del Pirineo. IU se abstuvo y el PAR y PP en contra. Y la aprobación inicial de la modificación del Plan Parcial del Sector Latas promovido por Nozar, contó con el apoyo del PSOE, en contra Chunta Aragonesista y la abstención de IU, PAR y PP.

El portavoz de Izquierda Unida , Federico Escobar, ha precisado que “ambos casos son una repetición de lo que el equipo de gobierno viene haciendo con los convenios urbanísticos, no valora lo que saca de beneficio el promotor y su repercusión al municipio. En el caso de Latas la exageración de trece viviendas por hectárea y un diez de aprovechamiento urbanístico, cuando en otras promociones de golf es el 20%".

Francho Rodés, portavoz de Chunta Aragonesista mostraba “ sus satisfacción en que se hubiera llegado a una solución en el tema de Esquiñones, con su desbloqueo. Pero en el caso de Latas desde su aprobación se han promovido cambios de planes, que nos dan la sensación que pueden responder a un plan previo, convirtiendo la urbanización en un modelo de las de playa, a mucha distancia de un proyecto para zonas de montaña”.

El portavoz del Partido Aragonés, Pedro Grasa, con relación al convenio urbanístico del sector Esquiñones ha insistido en el pleno y en las declaraciones a esta redacción, en el documento de la dirección general de la vivienda de la DGA que “ estima que el precio planteado en el borrador del Ayuntamiento de más 1.252.000 euros , se tiene que revisar al alza y acercarse a los 2.800.000 euros, que considera más adecuada para la operación”. Precisando que “nos demuestra que el equipo de gobierno nos dejaba al ayuntamiento con 1.500.000 euros menos por una mala gestión “. Con relación a Latas ha señalado que “ la forma de construcción es muy distinta a la planteada en un principio y que dentro de la documentación entregada en este pleno presenta la posibilidad de llegar a las cuatro alturas, aunque se insista que no se realizará”.

El representante del Partido Popular, Juan Bruned, con referencia Esquiñones, ha manifestado que “ no se había contemplado el hacer un vial que diera salida a ese sector y zona de La Corona. Que han estado el gupo socialista mareando la perdiz durante cuatro años con el no hacer vivienda protegida, hasta que le Gobierno de Aragón ha dado las directrices en su informe”. Con respecto a Latas considera que “ en esta ocasión se ha llevado a cabo una modificación sustancial, afectando a la mitad del aprovechamiento urbanístico y del máximo de viviendas. El complejo de Latas no va a ser la imagen que se había planteado en un principio. Se va a liberar edificación en unas zonas y subir altura en otras, por lo que el proyecto no vamos a decir que es más especulador, pero si menos estético”.

El alcalde, Carlos Iglesias, ha comentado que “dentro del plan de vivienda pública que tiene el Ayuntamiento aprobado en la actualidad, que cubre el cien por cien de la demanda, nunca han ocultado que el sector Esquiñones por su situación geográfica, distancia, tipo de vivienda no se presentaba como el sitio más indicado para las viviendas protegidas. Siguiendo las directrices que marca la ley en diciembre de 2005 solicitamos del Gobierno de Aragón si procedía eximir a los promotores de la construcción de 67 viviendas de protección y en que condiciones debía ser la compensación.” Señalando que “ siempre se ha sabido que la última palabra la tenía la administración autonómica. Al final el propietario de los terrenos presento una cantidad muy distinta a la que ha notificado la DGA , por lo que ante la negativa del promotor al final es la construcción de la citadas viviendas de precio tasado”.

Con referencia al sector de Latas ha manifestado que “ al ejecutar el pueblo 1, los promotores se dieron cuenta que existían dificultadas en lo que se refiere a ordenación. Por lo que ahora se modifican los volúmenes, pasándoles a otras lugares, pero siempre respetando el número de viviendas, la edificabilidad y alturas, quedando a baja más tres, lo que suponen doce metros de altura, y no llegan al cincuenta por ciento de su nueva ubicación y respetando todas los parámetros urbanísticos”.

Comentarios