Cartas al Director: “ Por 1 de Mayo de solidaridad y fraternidad”

Iñigo Aramendi Abendaño -Los Verdes - Huesca

La 2ª internacional proclamó, el 1 de mayo de 1890, una jornada de reivindicación en la que se exigía, entre otras cosas, una jornada de trabajo de 8 horas. Esta llamada internacional instituyó al 1º de mayo como el día en que todo el movimiento obrero festejaba la lucha colectiva, la solidaridad de esa lucha y la fraternidad que une a trabajadores y trabajadoras de distintos estados en un objetivo común: conseguir construir un mundo, una sociedad, mejor. Aunque el movimiento obrero no se encuentra en su mejor momento y a pesar de que la embestida del neoliberalismo consigue que nos dobleguemos a la comodidad, al consumo y a la comercialización de las relaciones humanas, la situación de los trabajadores y trabajadoras es poco mejor que la de entonces (salvando siempre la diferencia de los contextos, claro). Algunos ejemplos de ello los tenemos en la propia provincia: Meyba y Humsa hace unos años, Mulinex, Mildred, Meflur, Ercros..., hoy. Estas empresas, por distintas razones, están desapareciendo del parque industrial de Huesca. ¿Quiénes son las personas afectadas? Evidentemente quienes están trabajando en ellas y sus familias. Hoy, como aquel día de mayo de 1890, las personas continuamos siendo un mero instrumento, una simple herramienta al servicio de otros intereses.

Sin duda alguna, el trabajo continúa siendo, hoy día, el eje vertebrador de nuestra sociedad. A través de él se obtiene la renta que permite tener un poder adquisitivo y, a través de él se accede a derechos sociales (duramente peleados por el movimiento obrero). Sin embargo, las condiciones en las que actualmente se da tienen mucho de precariedad, incertidumbre a todo nivel, riesgo para la propia vida, salarios y horarios injustos, abusos de todo tipo... ,¿a qué derechos se accede en estas condiciones?. Así, lo que fue un elemento de inclusión social va adquiriendo, cada vez más, rasgos de elemento desintegrador.

Al observar todo esto, desde Los Verdes – Huesca, constamos que la dignidad de la persona está siendo pisoteada todos los días por las mismas razones que está siendo pisoteada la naturaleza entera. Como parte de esa naturaleza, el ser humano también sufre. El deseo de un progreso económico y material ha hecho de la naturaleza y del ser humano algo a dominar y a explotar. Vivimos en clave de dominación: el ser humano a la naturaleza, el hombre a la mujer, el capital al ser humano... ¿De cuántas maneras podemos hacer esta cadena?.

Por todo ello, Los Verdes – Huesca hacemos un llamamiento a la participación en el 1º de mayo. Que sigamos la estela de la lucha de tantos hombres y mujeres que aportaron todo lo que pudieron, incluso la propia vida, por dejar a sus hijos e hijas un mundo más justo del que encontraron. Que reaccionemos ante el ataque tan cruel del neoliberalismo, insertado en nuestras conciencias. Que aportemos lo que podamos en la lucha por la justicia social y la justicia ambiental, que van unidas de la mano. En definitiva, que seamos constructores y constructoras de nuestra propia historia, como personas y como pueblo, como hermanos y hermanas. En definitiva se trata de lo de siempre: de solidaridad y de fraternidad.

Comentarios