La CHE inicia la retirada de materiales del vertedero de la ladera de Yesa

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha iniciado los trabajos de retirada de materiales del vertedero situado en la ladera izquierda del embalse de Yesa, donde el pasado mes de agosto se había detectado movimiento y deslizamiento de tierras. Esta actuación de desmontaje se realiza una vez se han estudiado los datos de evolución de la ladera que indican que se mantiene el movimiento casi nulo de la ladera, con lo que se encuentra en situación controlada, según ha indicado la CHE.

Los materiales se retiran con maquinaria de movimiento de tierras y se trasladan a dos vertederos aguas arriba de esta zona de deslizamiento. Las extracciones pertenecen a una primera fase de actuación mientras sigue en estudio la posibilidad de desmontaje total del vertedero o, en su caso, la retirada de materiales de la parte alta de la zona del deslizamiento. Estas medidas se decidirán con los datos que se obtengan de una nueva campaña de sondeos que se realizará en las próximas semanas.

El Organismo de Cuenca ha contado con las indicaciones de los informes técnicos realizados sobre la estabilidad de la ladera, tanto el de los asesores de la Dirección de Obra, de agosto de 2006, como en el informe realizado por el Colegio de Geólogos, solicitado por el Ministerio de Medio Ambiente, que ha sido recibido recientemente en la Confederación. En ellos, además, se concluye que, actualmente, no hay riesgo de que el deslizamiento afecte a la presa ni que se produzca un desbordamiento del embalse que suponga situación de riesgo.

Estos informes plantean un seguimiento exhaustivo de la evolución de la ladera, que la Confederación ha realizado y sigue realizando y el estudio de la retirada de materiales del vertedero ya que ambos concluían que la ubicación del vertedero en esta zona había causado presión en la ladera.

Además, la Confederación ya procedió durante el mes de marzo al sellado de la grieta localizada en la zona. Con esta medida se pretendía evitar la entrada de agua al plano del deslizamiento, lo que se realizó antes del episodio de avenidas registrado en la Cuenca del Ebro, evitando esas filtraciones. Todos los controles y medidas se han puesto en marcha a pesar de que se mantienen datos positivos sobre el movimiento casi nulo de la ladera y de que se trata de un movimiento que no afectaba a la seguridad de los trabajos y de la zona.

En las próximas semanas la Confederación del Ebro va a incrementar los sistemas de control y auscultación de la ladera con la instalación de 5 nuevos piezómetros de cuerda vibrante, que miden la presión del agua del terreno y con la realización de una nueva campaña de sondeos para estudiar los beneficios del desmontaje total del vertedero. Desde la aparición de la grieta, el Organismo realiza controles de datos cada 15 días, ha cartografiado geológicamente la zona y el vertedero origen del problema; se han realizado ocho sondeos; se han desarrollado ensayos de laboratorio con las muestras extraídas; se han instalado seis inclinómetros que han identificado la geometría y la tasa de movimientos y se han puesto en marcha todos los controles pertinentes.

Comentarios