Cartas al Director: Realismo utópico

Lorenzo Meler Ferraz

Los Verdes – Grupo Verde

Hace poco escuché unas palabras de Eduardo Galeano (escritor uruguayo): “Caminé diez pasos hacia la utopía y ésta se alejó diez pasos. Caminé otros veinte pasos más hacia ella y se volvió a alejar otros veinte. Entonces me di cuenta que jamás alcanzaría la utopía, pero también observé otra cosa, que la utopía sirve para eso, para caminar”. Esta carta va dirigida a todas esas personas que nos consideran unos utópicos, soñadores,… y que para desmantelar nuestros sueños utilizan el argumento de que “hay que ser realistas”. Sin lugar a dudas sabemos que hay que ser realistas, aceptar los logros obtenidos después de un trabajo agotador, conocer nuestras limitaciones, el entorno en le que vivimos, la cultura que nos rodea,… Pero no es ese el realismo que nos imploran y del que carecemos, ese que se resigna antes de lograr la utopía, que estanca y no deja avanzar al ser humano en todos los aspectos de su vida (desde la tecnología hasta el pensamiento filosófico) y por tanto nos convierte en máquinas y no en personas, nos hace perder los sueños y las esperanzas por conseguir un mundo mejor.

Cuando la mayoría de los ciudadanos se pregunta ¿y qué puedo hacer yo?, nosotros contestamos, “soñar”; cuando nos dicen que lo que proponemos es irrealizable, decimos que eso no nos preocupa ya que lo importante no es la meta en sí, sino el camino andado; cuando nos tachan de rojos, ecologistas y retrógrados, nos duele la ignorancia y el simplismo de estas palabras; porque aspiramos a algo más que a una simple sociedad mecanicista y tecnócrata, nos consideran unos hippies y sin embargo estamos involucrados en la realidad, analizamos la situación política, practicamos el diálogo socrático y por último dibujamos un nuevo esquema de sociedad enmarcado en un ámbito de lógica y humanismo.

Todos y cada uno de los oscenses tenemos la sensación de que algo va mal, que esto no funciona, que hay muchos errores,… sin embargo preferimos quedarnos como estamos antes que arriesgarnos a perder lo poco y malo que tenemos. ¿De verdad quieren ustedes resignarse?, nosotros no.

Comentarios