Cientos de oscenses en el primer día del Parque Universidad

Parque de la Universidad

La ciudad de Huesca disfruta ya del Parque Universidad. Una nueva zona verde amplia, moderna, diáfana, que huye del concepto de parque tradicional para ofrecer un espacio abierto, poco frondoso, con mucha pradera verde y donde el agua juega un papel fundamental. En su primer día abierto al público, el Parque Universidad ha recibido la visita de cientos de oscenses.

Audio sin título

El buen tiempo ha hecho que muchos oscenses se hayan acercado a conocer de primera mano el nuevo Parque Universidad. Amas de casa, jubilados, niños, escolares, universitarios... todos coinciden en que este parque ha sido un gran acierto para la zona.

Pero los que más han disfrutado con la apertura de este nuevo parque han sido los más pequeños.

El Parque Universidad responde a una larga demanda de los vecinos de la zona que lo venían reivindicando desde muchos años atrás. El alcalde de la ciudad, Fernando Elboj, asegura que este parque es hacer ciudad por dos cosas: potenciar el campus oscense, y unir dos barrios tradicionalmente separados por el Río Isuela.

Eso sí, todos coinciden en que lo importante ahora es que esta nueva zona verde se mantenga en condiciones y por ello el alcalde ha anunciado que se intensificará la vigilancia nocturna en la zona.

Junto a los espacios abiertos, la amplitud y la flora autóctona de la zona, el agua es otro elemento que destaca en el Parque Universidad.

Preside el Parque un gran estanque central en el que destaca un gran chorro que lanza agua a varios metros de altura. Agua que se utiliza de forma racional porque precisamente esa alberca sirve para almacenar la que servirá para hacer el riego de la zona.

Y más agua con las acequias de la antigua zona hortelana de Almériz que se han querido recuperar e integrar en el Parque, junto con el pozo árabe que fue hallado cuando se iniciaron las obras, y que se ha respetado y rehabilitado para poder ser contemplado en la zona que se ha llamado "Huerto de los membrilleros".

En el caminar por el Parque, encontramos las divisiones tradicionales de las huertas de Almériz con unos muros o "gaviones" que encierran alguna sorpresa visual, como unos pequeños ojos de buey que hacen las veces de mirador.

En la obra se ha incluido la mejora y adecuación de la margen izquierda del Río Isuela, que ha cambiado sensiblemente su aspecto, donde se ha instalado el antiguo Puente de Tablas para comunicar con el Perpetuo Socorro, y en la que también se instalará una segunda pasarela peatonal que potenciará la comunicación entre los dos barrios.

Ahora sólo queda que sean los oscenses los que vayan haciendo suyo este nuevo Parque que parece fácil que se convierta en una de las zonas más emblemáticas de la ciudad.

Comentarios